Las rutinas y la autorregulación

¿Qué cosas debe autorregular mi hijo por si solo? ¿Qué beneficios aportan los hábitos y las rutinas a la autorregulación de mi hijo? ¿lo estoy haciendo de forma adecuada? En este post voy a ayudarte a dar respuesta a estas preguntas.

Lo primero que hay que tener claro que es la autorregulación, según la definición de la psicóloga  Mónica Serrano, a la que os animo a conocer a través de su web o el grupo que ha creado en facebook.

Autorregulación:  Capacidad del individuo para modificar sus comportamientos y actitudes con el objetivo de cambiar las circunstancias que le rodean para cubrir sus necesidades.

Esta capacidad es innata en el niño si bien es cierto que se tiene que ir desarrollando para lograr la independencia del entorno que le rodea, en la primera infancia necesita que esa autorregulación sea acompañada que no significa que sea dirigida desde fuera.

help-1468281_1920

 ¿Qué cosas debe autorregular mi hijo por si solo?

Es muy importante que el niño perciba que a través de sus comportamientos (lloros, negaciones, peticiones…) que tiene capacidad de hacer que otros cubran las necesidades que por sí solo no puede, que es capaz de obtener una respuesta por parte de su entorno, que tiene capacidad para modificarlo.

Las necesidades básicas (Alimentación, sueño, control de esfínteres, destete…) se autorregulan solas, es un error intentar controlar y regular desde fuera esas funciones, ya que acarrea consecuencias en la personalidad del niño.

Aprende que él no tiene el control de su propio cuerpo, de comportamientos externos, ni del entorno que le rodea. Que son otros los que deciden cuando tiene hambre, frío o sueño o como debe comportarse o que debe sentir.

Y la consecuencia a largo plazo es que lo que le ocurre en su vida no está bajo su control sino que es controlado por los demás.

Este aprendizaje implica que no tomará iniciativa, que no se sentirá motivado para actuar, ya que percibe que haga lo que haga, no tiene capacidad para cambiar o conseguir nada.

children-531282_1920

¿Qué beneficios aportan los hábitos y las rutinas a la autorregulación de mi hijo?

Los hábitos y las rutinas son beneficiosos para la autorregulación siempre y cuando se escuche al niño en sus necesidades y se tenga en cuenta su opinión.

Siempre y cuando su participación y opinión sean más activos según vaya  creciendo  y adquiriendo las habilidades y los conocimientos necesarios para saber qué necesita.

Tener rutinas ayuda al niño a aprender que es lo que necesita, aprende a escuchar a su cuerpo (necesidades fisiológicas), a escucharse a sí mismo (emociones)

A través de las rutinas conseguirás que tu hijo esté más automotivado consiguiendo que sea más activo para mejorar su entorno, es decir más implicado en las actividades que le competen.

También conseguirás que se sienta capaz para conseguir sus objetivos, capaz de tomar decisiones y atreverse a llevarlas a cabo.

Se sentirá responsable de sus acciones y de las consecuencias que acarreen. Adquirirá un papel activo en la organización y desarrollo de sus propios hábitos, siendo capaz de responsabilizarse de sus cosas, no delegando esta tarea a los demás.

child-1463913_1280

¿lo estoy haciendo de forma adecuada?

Esta es la pregunta que todos nos hacemos o nos hemos hecho en algún momento, es una pregunta a la que sólo puedes contestar tú. Saca tus propias conclusiones después de responder a estas 3 preguntas:

¿Atiendo las necesidades básicas de mi hijo cuando así lo demanda?

¿quién marca los ritmos?

¿tengo en cuenta su opinión y sus negativas?

hand-1137984_1920

Cristina Núñez

circulocristina

Vísteme despacio que tengo prisa

«Vísteme despacio que tengo prisa» dice siempre mi madre cuando hay poco tiempo y muchas cosas que hacer.

Cuando intentamos hacer las cosas rápido cometemos errores o surgen imprevistos que no tenemos tiempo de afrontar, nos frustramos porque «no llegamos» y eso nos altera.

Cada cosa tiene su ritmo, su tiempo, su proceso. No podemos pretender que la lavadora termine antes, si adelantamos el programa por que no nos da tiempo a tender antes de salir de casa, seguramente no obtengamos ropa limpia.   Y tengamos que volver a lavar. ¿Hemos ganado tiempo? ¿el resultado ha sido bueno?

Y además la lavadora sufre porque tiene que hacer doble trabajo. Sé que eres inteligente y que has entendido que la lavadora es una metáfora de como funciona un niño.

Cada niño viene con su programa de lavado (aprendizaje) y al igual que las lavadoras hay que saber cual son las instrucciones de uso.

skateboard-331751_1920

El problema está que en el paritorio no te dan un libro de como y cuando hacer las cosas con el bebe que acaba de llegar.

Tenemos que aprender a observar y a interpretar las señales que nos manda el niño para criarle de forma adecuada.

También podemos informarnos y formarnos para esta labor, no siempre gratificante, para llegar a nuestras propias conclusiones que cual es la mejor forma de criar a nuestros cachorros.

Dependiendo de la marca y modelo de cada lavadora, ésta funciona de una manera u otra. No lo podemos cambiar, viene así de fábrica. Lo que si podemos hacer es usarla de forma adecuada, utilizar un buen detergente y suavizante para que el resultado sea mejor.

Si entendemos que los niños tienen un ritmo de desarrollo y un modo de aprender (particular en cada caso) podremos ayudarles a convertirse en adultos independientes, capaces y felices. Disfrutando del proceso y viviéndolo desde nuestra propia felicidad.

Estamos preparando un seminario donde te hablaremos de este tema y te daremos herramientas para lograr que tus hijos se conviertan en adultos sanos y que tu no pierdas «la cordura» en el proceso.

Te recomiendo que estés atento/a al boletín de Renovatio donde recibirás más información al respecto.

Si aún no lo recibes, puedes inscribirte aquí

Cristina Núñez

untitled

Dar órdenes no le ayuda a aprender

¿Te has parado a pensar cuantas órdenes das al día a tus hijos? ¿Cuántas cosas hacen o intentan hacer por iniciativa propia? ¿Cuántas de esas cosas que hacen por iniciativa propia les dejas hacer o les corriges o les dices: no?

Te ánimo a que hagas un listado y llegues a tus propias conclusiones.

¿Te has parado a pensar las consecuencias que tiene para un individuo, niño o adulto, obedecer constantemente si atender sus peticiones, sus gustos, sus sentimientos…?

¿Alguna vez has reflexionado por qué tu hijo hace lo que hace? Siempre hay una razón, SIEMPRE. Quizá para ti no sea válida o adecuada pero para él sí lo es, desde su forma de pensar y de percibir el mundo.

13076768_1479142015435088_3942315919991607730_n
Frozen en el congelador

Si te has parado a pensar un poco en el número de órdenes que das al día, te sorprenderá la cantidad de peticiones, indicaciones y correcciones les hacemos a los niños.

Todos lo hacemos de forma automática, porque queremos las cosas a nuestro modo, porqué hay prisa, porqué no confiamos en que lo puedan hacer solos, porqué no tenemos paciencia…

Los niños tienen que aprender a hacer las cosas por si mismos pero para lograrlo tienen que encontrar una razón que motive y valga la pena el esfuerzo.

Por ejemplo recoger los juguetes. A ellos no les molesta que los juguetes estén esparcidos por el salón a la que seguramente te molesta es a ti. Jugar es divertido, recoger es un rollo. No entienden para que hay que recoger. Tienen que aprender a valorar el orden, la limpieza y el cuidado de las cosas pero ese aprendizaje tiene un proceso. más largo y costoso de lo que nos gustaría. Y normalmente lo intentamos enseñar antes de que estén preparados para aprenderlo.

Ahora te pido que pienses en los jefes que has tenido en tu trabajo. ¿Has tenido alguno que te decía a todas horas que y como tenías que hacer las cosas?¿te asfixiaba con cientos de indicaciones desde que entrabas por la puerta?¿qué ocurría si dabas tu opinión? ¿qué ocurría si te negabas? ¿te negabas? ¿te dejaba tener iniciativa? ¿cómo te sentías?

Es vital que entiendas como se siente un niño al que le dicen a todas horas que y como hay que hacer las cosas, es vital para que cambies en tu forma de pensar y actuar, o no.

citas-06

Espero que estas reflexiones te ayuden a ponerte en el lugar de tu hijo y te ayude a entender que es lo que siente cuando le damos ordenes desde que se levanta hasta que se acuesta sin dejar que haga las cosas a su manera.

Cristina Núñez

untitled

Soluciones Aprendidas

¿A cuántos nos ha pasado que decimos que hemos intentado TODO lo que estaba en nuestras manos para solucionar un problema y no lo hemos conseguido?

Supongo que a ti, igual que a mi, nos ha sucedido esto alguna vez.

En realidad, cuando nos paramos a analizar las soluciones que hemos intentado, nos damos cuento de que hemos estado haciendo todo el tiempo lo mismo porque hemos estado enfocando la situación desde el mismo punto de vista siempre.

Esto se llaman soluciones aprendidas.

question-mark-1026526_1920

¿Qué haces cuándo tu hij@ tiene una rabieta? ¿Cómo reaccionas cuándo tu hij@ hace algo que no te gusta? Párate a pensar y verás que aplicas tus soluciones aprendidas, y por eso no consigues el resultado que estás buscando.

Estas reacciones inmediatas que tenemos ante este tipo de situaciones, nos salen espontáneamente pues son algo que tenemos tan interiorizado que prácticamente reproducimos estos comportamientos de manera instintiva, sin pensar (aunque creamos que lo hemos pensado).

En la educación hay muchas veces que nos topamos con este tipo de soluciones aprendidas:

  • ¿Por qué se ponen deberes para casa? Porque siempre se ha hecho así.
  • ¿Por qué gritas cuándo crees que tu hij@ no te está escuchando? Porque así me mirará y me prestará atención.
  • ¿Por qué tienen que estar l@s niñ@s sentad@s y atent@s a la explicación del profesor/a? Porque así es como se hace.
  • …..

Así podríamos estar con multitud de cuestiones referentes a la educación.

Si empezamos a enfocar todas estas cuestiones desde otro punto de vista (el de l@s niñ@s y sus necesidades, por ejemplo) en lugar de continuar repitiendo esta serie de soluciones aprendidas, encontraremos las soluciones a los problemas a los que nos enfrentamos.

Desde RENOVATIO queremos ayudarte a ver estos problemas y cuestiones en la educación de tus hij@s y/o alumn@s desde un punto de vista distinto, para que abandones tus soluciones aprendidas y encuentres el camino que buscas.

¿Qué soluciones aprendidas vas a abandonar?

firmaNaranja

circuloMayte