Como ser efectivo al implantar una nueva rutina

Tu hijo crece día a día y con su desarrollo y madurez cambian sus necesidades y por lo tanto se hace imprescindible ajustar nuestras actividades diarias para dar a tu hijo lo que necesita en cada momento.

Es evidente que las necesidades de un bebe no son las mismas que las de un niño de 2 años. Cada salto evolutivo suele ser una fuente de conflictos y un estrés para las familias, ya que lo que antes funcionaba a la perfección, de un día para otro, ya no es efectivo.

Muchas veces no sabemos qué o como adaptarnos a las nuevas circunstancias para que todo vuelva a ir rodado.

Hoy queremos darte algunas indicaciones para que logres introducir cambios, logrando los objetivos que te hayas marcado.

1 NO PONGAS TODO PATAS ARRIBA

Introducir cambios en una rutina o en la vida en general, sea de un adulto o de un niño tiene un coste.

Si el coste es muy alto porque hay muchas cosas nuevas que hay que hacer de forma consciente, supone un gran esfuerzo e inconscientemente nos bloqueamos y nos resistimos a esos cambios, con lo que tenemos muchas probabilidades de fracasar.

Los cambios hay que introducirlos de poco en poco, mejor de uno en uno si es posible. Observando y evaluando si son positivos y si funcionan. Ajustándolos o cambiándolos si no funcionan.

2. PERDONA Y PERDÓNATE LOS ERRORES

Por la educación que hemos recibido, en general, tendemos a resaltar y dar importancia sólo a los errores que se comete, pasando por alto todos los logros obtenidos.

Es muy importante que seas consciente de los aciertos y logros , por pequeños que sean. Incluso el intento de hacer las cosas debe ser valorado.

No quedarse anclada en los errores  que cometes o que comete tu hij@ es indispensable para que os sintáis validos y capaces.

Tu hij@ debe sentir que es capaz, que sienta que confías en él y para ello primero tienes que perdonarte y perdonar los despistes y errores,  nadie es perfecto!!! NADIE!!!

3. BUSCA LA FORMA DE SER PERSEVERANTE

Este es el secreto para introducir de forma satisfactoria cambios en la rutina diaria.

Tienes que encontrar la forma de recordaros y motivaros en cada cosa nueva que tenéis que hacer.

Tienes que encontrar vuestro método particular y especial, el que os funcione a vosotros, el que os guste y os motive.

 

Cristina Núñez

circulocristina

 

 

tu también puedes tener niñ@s organizad@s

Muchas veces nos ponemos excusas para no cambiar nuestras rutinas y nuestra forma de vivir: «No voy a ser capaz» «llevo demasiado tiempo haciendo lo mismo» «no me voy a adaptar» «no voy a lograrlo» «no va a servir para nada»…

¿A que te suenan? Todos estos argumentos nos sirven para autoconvencernos de que la decisión, de no tomar nuevos retos, es lo mejor. Aunque de forma racional sabemos que no es así.

Nuestro cerebro nos convence, nos motiva y nos recompensa para no cambiar, él funciona bien así y los cambios gastan mucha energía.

El cerebro se resiste a los cambios con todas sus las herramientas a su alcance y por eso es tan complicado y hace falta mucha fuerza de voluntad para cambiar hábitos poco beneficiosos.

La buena noticia es que el cerebro tiene una característica muy importante: LA PLASTICIDAD. El cerebro puede cambiar, puede aprender independientemente de la edad que tengamos. Puede reescribir sus conexiones y generar nuevos hábitos.

Hay muchos ejemplos de personas que han logrado sus metas incluso cuando son ancianas. Hace poco saltaba la noticia de una mujer de 94 años que se licenciaba en química 75 años después de empezar la carrera.

Si Fernanda pudo lograr su objetivo, ¿por qué tú no?

Estoy segura que tienes la capacidad aunque no lo sepas o no lo creas, quizá te falten las herramientas adecuadas, pero estas se pueden conseguir.

Lo más importante para lograr los objetivos que te propongas es comenzar con actitud positiva y convencida que lo vas a conseguir.

También es importante que seas realista y que estés preparada para afrontar las dificultades que se presentarán, porque se presentarán en el 99.9 % de los casos.

Respecto a los cambios que estén relacionados con tus hijos, tu actitud y tu confianza en que lo lograrán, en que lo lograreis juntos es indispensable.

Una vez estés convencida de que vas a emprender un proceso del que terminarás victoriosa, es necesario que reflexiones sobre que es lo que necesitas para lograrlo, que recursos necesitarás y donde encontrarlos si aún no los tienes.

Si te hallas en ese punto: Quieres cambiar tu forma de criar, o de organizarte, o de enseñar a tus hijos a ser organizados, pero no sabes como hacerlo, en RENOVATIO queremos y podemos ayudarte.

Cristina Núñez

circulocristina

Mamá previsora vale por dos: Tres ideas para tu día a día .

Mi abuela siempre nos decía que mujer previsora vale por dos, y no sabes cuanta razón tenía.

Ahora siendo mamá de tres soletes que ocupan todo mi tiempo me doy cuenta de cuan sabias eran sus palabras, y que debemos ser previsores tanto mamá como papá.

Pero para ser previsora como decía mi abuela , el primer paso es :

pararte a pensar

que vas a necesitar para cada caso,

 para cada día

y para cada uno de tus hijos,

dependiendo del lugar en que os encontréis.

 

Y a veces en este mundo en el que vamos corriendo, apagando fuegos constantemente, son tantas las cosas a las que tenemos que atender que muchas de nosotras hemos perdido la habilidad de planear, de organizar por adelantado y  de adelantarnos a las situaciones para poder sobrellevar el día a día sin que nos suponga una carga demasiado pesada.

Cuando tienes niños todo se complica mucho más, porque ya no solo se trata de ti y de tu vida, tus aspiraciones ( por ejemplo tener la casa ordenada, o tener tiempo para leer o para esa afición que tanto te gusta ).

Tus hijos tienen sus propias necesidades , que nada tienen que ver con las adultas, como jugar, saltar, investigar, probar…. sus propios gustos, e intereses,

Y como ya te habrás dado cuenta los piden y los defienden a gritos si hace falta.

Tus hijos luchan con uñas y dientes

por aquello que necesitan o creen necesitar.

 

En estas circunstancias cohesionar sus intereses o necesidades con los tuyos sin :

  • por un lado cortarles las alas,  puesto que sabes que cubrir correctamente sus  necesidades es vital para su correcto desarrollo

 

  • o verte desbordada sin tiempo para ti, y sin las fuerzas suficientes para mantener la calma en esos momentos donde directamente te los comerías.

puzzle familiar

Para que todas las piezas del puzzle de tu hogar acoplen perfectamente eres tú quien tienes primero que :

 

  1. Define muy bien cuales son las necesidades de tus hijos,  Eres tú quien los conoce, quien sabe cuando están mas inquietos, cuando necesitan correr o descansar para que no acaben pidiéndotelo a gritos
  2. Imaginar el dibujo que quieres que contenga ese puzzle , ¿como quieres que sea tu día ?, si no lo imaginas no lo podrás conseguir. Anticípate.!!
  3. Define cuales son tus propias necesidades, ¿ que necesitas para sentirte bien? ¿como puedes acoplar tus piezas del puzzle? ¿necesitas pedir ayuda ? ¿ puedes cambiar algo en tu día a día que te ayude a conseguirlo ?

Recuerda que si tu no te sientes bien,

tranquila, alegre y confiada,

será muy difícil que tus hijos puedan estarlo.

 

Además en este juego eres tú la que pone las reglas, quien mueve las fichas, la que es capaz de anticipar consecuencias.

Tus hijos todavía no tienen esa capacidad, no lo puedes delegar en ellos,

Ser precavida o previsora, como decía mi abuela , puede transformar tus días y los de tus hijos. Adelante.

 

Estás son sólo algunas ideas para de anticipar, hay muchas más que os las contaremos en la formación que estamos preparando y que lanzaremos en breve. Si quieres saber como conseguir ser organizada y como enseñárselo a tus hijos. Esta es tu formación. Trataremos todos los contenidos relacionados y profundizaremos en cada uno de ellos. Además te acompañaremos en el proceso de reflexión y cambio. Si estás suscrita recibirás todas la información en tu bandeja de correo.

Si no estás suscrita puedes hacerlo pinchando aquí

 

Pilar

firma

 

 

 

 

 

5 cosas que los niños aprenden con las rutinas diarias

Muchos adultos seguimos una rutina diaria: respetamos, en la medida de lo posible, las horas de las comidas y las horas de sueño. Tenemos un ritual (mismas acciones en el mismo orden todos los días) para levantarnos y acostarnos… Nuestro día a día está repleto de ellas.

Estas rutinas nos ayudan a automatizar acciones que hay que hacer todos los días, como lavarse los dientes o hacer la cama, vestirse, comer, asearse… sin tener que pensar mucho.

¿Cómo hemos llegado a aprenderlas? ¿Quién nos ha enseñado? ¿Lo has pensado alguna vez?

Lo hemos aprendido porque lo hemos visto hacer en casa, como algo normal e interiorizando que es así como hay que hacerlo sin entrar a valorar las ventajas que tiene.

Las rutinas ayudan a los niños a hacer las cosas por ellos mismos, cada vez con menos ayuda del adulto y de forma más efectiva y con  mejores resultados, hasta que se convierten en seres independientes del adulto y capaces de sobrevivir sin él.

¿Sabes las ventajas de tener hábitos y rutinas en tu vida diaria? ¿Y en la vida de los niños? A continuación te explico en 5 puntos algunas de los beneficios de enseñar hábitos a los niños

1. Son más capaces

Si los niños pueden encargarse de su aseo, capaces de organizar las cosas del cole, capaces de vestirse solos… si ven que se desenvuelven bien en las tareas cotidianas comprobarán que son capaces de hacer cosas por ellos mismos, mejorando notablemente su autoestima, lo que les ayudará a emprender nuevos retos y a afrontar los problemas y dificultades que se les presente.

Cuando uno esta acostumbrado a hacer las cosas por él mismo, sin esperar que otro lo haga por él es más fácil que no se quede de brazos cruzados cuando quiera conseguir una meta determinada o se presente un imprevisto.

2. Son más efectivos

Probar, hacer, repetir, equivocarse, tener iniciativa… ayuda a obtener estrategias para obtener mejores resultados cuando tienen que abordar cualquier actividad ya sea en la vida cotidiana, escuela…

Si el niño está acostumbrado a hacer las cosas por el mismo aprenderá que cosas le funcionan y que cosas no, que hacer cuando las cosas no salen como espera, o como enmendar los errores que cometa.

3. Son más autónomos

Un niño que sabe que tiene que hacer, como tiene que hacerlo, cuando tiene que hacerlo, está preparado para hacerlo y está motivado a hacerlo por que sabe los beneficios que tiene: lo hace.

Así de simple y de complejo. Pero hasta llegar a ese punto de autonomía total es necesario pasar por un largo proceso de aprendizaje que tiene que pasar junto al adulto que será su guía y mentor.

4. Son más organizados

Las personas que en su día a día son rutinarias para determinadas cosas es porque, conscientemente o inconscientemente saben los beneficios, por lo que tienden a ser rutinarios y organizados en todos los ámbitos de su vida.

Además saben como ser organizados, tienen suficientes herramientas para serlo ya que lo tienen interiorizado desde la infancia como algo natural.

5. Son capaces de conseguir sus metas

Cuando sabes que tu puedes hacer, controlar y cambiar lo que hay a tu alrededor por que eres una persona proactiva en tu vida cotidiana, también sabes que en otros ámbitos tienes ese poder y esa capacidad.

Es lo que tanto se nombra en estos tiempos: ser emprendedor. Se lo que quiero, se que tengo la capacidad para lograrlo, se que puedo aprender lo que necesite, se que tengo las herramientas para lograrlo o se donde conseguirlas: ¿Qué me impide ponerme en marcha? NADA.

Con los hábitos y las rutinas, desde la infancia estás poniendo la semilla del futuro adulto PROACTIVO.

Estás son sólo algunas de las ventajas, hay muchas más que os las contaremos en la formación que estamos preparando y que lanzaremos en breve. Si quieres saber como conseguir ser organizada y como enseñárselo a tus hijos. Esta es tu formación. Trataremos todos los contenidos relacionados y profundizaremos en cada uno de ellos. Además te acompañaremos en el proceso de reflexión y cambio. Si estás suscrita recibirás todas la información en tu bandeja de correo.

Si no estás suscrita puedes hacerlo pinchando aquí

También pondremos toda la información y un montón de contenidos en nuestro grupo de facebook: Niñ@s Organizad@s

Cristina Núñez

circulocristina

Guardar

3 cosas que ayudarán a tu hijo en su actividad más importante

El juego tiene que ser una actividad placentera

Jugar es cosa de niños y con esta afirmación muchas veces tenemos la impresión que es algo banal, algo que los niños hacen porque sí, sin entender ni profundizar en la importancia que tiene para su aprendizaje y desarrollo.

Ellos lo sienten como una necesidad , como un impulso irresistible que muchas veces desde nuestra perspectiva de adulto no entendemos o nos viene mal que el niño juegue con todo y en todo momento

Y además, para que el juego cubra la necesidad de tu hijo y cumpla con su objetivo de que aprenda debe ser una actividad placentera para que sea efectivo en su función

Pintarse la cara es divertido... a vecesPintarse la cara es divertido… a veces

Está demostrado científicamente que todo lo que nos gusta, nos apasiona, nos emociona y/o nos divierte lo aprendemos antes, más y mejor.

El juego es la mayor y la mejor herramienta que tiene un niño para aprender como funciona el mundo, yo me atrevería a decir que la única, como nos relacionamos con personas, animales y cosas, que le gusta y que no, que es capaz de hacer, que esta preparado para aprender, hasta donde puede llegar…

El mundo adulto tenemos la obligación de facilitar que el juego sea una actividad placentera de la que el niño pueda sacar el mayor rendimiento posible.

A continuación te muestro 3 cosas que tienes que tener en cuenta para ayudar a tu hijo en su actividad más importante: JUGAR

1. EL LUGAR DEBE SER VARIADO

Sin bien es cierto que los niños juegan en cualquier lugar y cualquier lugar es susceptible de convertirse en un lugar de juego, ya sea el banco, el supermercado o cualquier sitio en el que se encuentre y que no siempre nos viene bien.

El sitio debe ser variado. En casa y  los lugares que frecuente deben ser los máximos posibles. Debemos facilitar diferentes escenarios donde tu hijo pueda jugar, interactuar ayudando a su desarrollo psicomotor, cognitivo y social.

El espacio debe ser adecuado. Con mobiliario y un espacio adecuado facilitaremos mucho su desarrollo. Los niños sobre todo juegan en casa ¿cómo puedes ayudarle a que su espacio de juego sea más adecuado a sus necesidades?

Si llevas a tu hijo a un lugar donde no se puede o no se debe jugar, el juego se convertirá en conflicto y acarreará más problemas que beneficios.

Ejemplos de lugares cotidianos donde se debe y se tiene que jugar.

2. EL LUGAR DEBE SER AGRADABLE Y ATRACTIVO

Los colores, los materiales, la distribución de los mismos debe invitar más si cabe a tocar, a manejar, a interactuar con ellos (veo, siento, actuo)

Un espacio ordenado y preparado al gusto de tu hijo será beneficioso

messy-room

3.EL LUGAR DEBE SER OPERATIVO

El espacio debe facilitar la interacción. Para jugar hay que coger, poner, quitar, cambiar de lugar, apilar, unir, golpear, esparcir… Los juegos, juguetes y materiales deben estar accesibles, ordenados e identificados o a la vista del niño y adecuados para su función: experimentar con ellos.

organizar-juguetes-comoda-830x400

Sobre cómo deben ser los espacios de juego, sobre todo en Navidad, hablaremos con más detenimiento y profundidad en el seminario:

Cristina Núñez

circulocristina

¿Tu hij@ olvida meter todo lo que necesita en la mochila? Ayúdale con estos consejos.

¿Cuántas veces te ha pasado que en la puerta del cole tu hijo se acuerda de que no ha traído la cartulina que le habían pedido? Te toca salir corriendo como una centella a la papelería más cercana para comprar la cartulina (salvados por los pelos)

¿Qué pasa si se le olvida un cuaderno o un libro de texto? Hay profesores que no te dejan ni estar en clase (horroroso)

Mi madre tenía la costumbre de antes de abrir la puerta de casa para salir hacia el colegio, preguntar en voz alta:

«¿Lo lleváis todo en la mochila? ¿Os falta algo? Haced un repaso mental, o mejor abridlas para comprobar.»

Confieso que me daba mucha rabia cuando lo escuchaba, pero gracias a ella ahora tengo la costumbre de hacerme yo misma esas preguntas y muchas veces vuelvo atrás a por algo que había olvidado.

Si tu hijo olvida con frecuencia meter en la mochila las cosas que necesita para pasar la jornada en el colegio, en la actividad extraescolar, en el viaje (o donde quiera que vaya), atenta a estos consejos:

1.- Repasar la agenda 

logbook-154730_640

Repasa la agenda del colegio para comprobar si hace falta algún material especial para el día siguiente.

Esto lo pongo como primer paso porque si es necesario ir a comprar algo, puedes ir antes de que cierren las tiendas. Si esperas a mirar la agenda por la noche, puede que no te dé tiempo de ir a por la goma EVA, la pintura vermellón, o el pincel del nº4…..

2.- Hacer una lista

checklist-1622517_1280

Hacer listas de las cosas que se necesitan llevar en la mochila para poder repasarla y comprobar que se lleva todo, es muy efectivo.

Si vais a preparar la mochila del cole tendrá que llevar (por ejemplo):

  • Libros de texto de las asignaturas correspondientes
  • Cuadernos de las asignaturas correspondientes
  • Estuche
  • Almuerzo
  • Botella de agua

Podéis hacer una lista para cada necesidad:

  • Cole
  • Viaje
  • Campamento
  • Natación
  • Música
  • ….

Las listas las puedes poner en un lugar que sea bien visible y fácil de consultar, así será más rápido hacer las comprobaciones de que lo lleva todo.

3.- Preparar la mochila la noche antes

backpack-308820_1280

Todo el trabajo que puedas adelantar, adelántalo; o lo que es lo mismo:

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

Mirando la lista del cole, y con el horario de asignaturas también delante, acostumbra a preparar la mochila nada más acabar de hacer las tareas, o antes de ir a dormir.

Espero que con estos consejos tu hijo no olvide nada en su mochila.

firmaNaranja

 

¿Está acostumbrado tu hij@ a utilizar su agenda de manera efectiva?

¿Cuántas veces te ha pasado que ha llegado tu hij@ desesperado a las diez de la noche pidiéndote ayuda porque se acaba de acordar de que al día siguiente tiene que entregar un trabajo? La situación de estrés es tremenda, y no sabes qué hacer: si echarle la bronca antes o después de acabar la faena.

Mi primera recomendación es que no le eches la bronca ni antes ni después. Bastante tiene con acabar el trabajo y perder horas de sueño, ya es bastante fastidioso.

Mi segunda recomendación es que le enseñes a organizarse y programarse para que esto no le vuelva a suceder y no tenga que sufrir esta situación de estrés desbordante por culpa de un olvido.

Ya sé que tanto en el colegio como en el instituto tu hij@ lleva una agenda donde apunta las tareas, las fechas de los exámenes y los horarios, pero

¿de verdad sabe utilizarla?

¿la consulta tantas veces como es necesario?

¿o la tiene casi nueva porque sólo la usa para apuntar sin revisar después?

organizer-146189_1280

Es muy importante que tu hij@ sepa como utilizar bien su agenda, pues esto le va a ayudar a ser más efectiv@ en su trabajo de estudio, y en un futuro le servirá para su vida adulta.

Como en la escuela generalmente no se tiene tiempo para enseñar a l@s niñ@s a utilizar bien la agenda, tú puedes ayudar a tu hij@ a hacerlo. De paso, si tú no tienes costumbre de utilizarla, te animo a que lo hagas, ya verás lo bien que te va a ir.

  1. El primer paso es que se acostumbre a anotar todas las tareas que tiene que hacer, que le vayan dando a lo largo del día.
  2. Al llegar a casa, después de la merienda, cuando estéis relajados, os sentáis l@s dos y abrís la agenda. Repasáis todo lo que tiene que hacer y elaboráis una lista de tareas que vaya de lo más importante a lo menos importante.
  3. El paso siguiente es ponerse manos a la obra e ir tachando de la lista las tareas cumplidas (esta es la parte que más me gusta).

Este es el comienzo para aprender a organizarse.

Los primeros días a lo mejor os resulta un poco más complicado y lo tenéis que estar recordando, pero poco a poco veréis que no os cuesta nada, que lo hacéis de manera automática, hasta que llegue un momento que tu hij@ ni siquiera se siente contigo para repasar la agenda y hacer su lista de tareas porque lo hará sol@, ya lo verás.

¿Vais a probar? ¡¡¡Adelante!!!

Cuéntanos como os va.

firmaNaranja

Mayte

¿Te gustaría conocer más sobre la manera de instaurar hábitos en tu hij@?

Únete a nuestro boletín y estate atenta a lo próximo que tenemos preparado,

porque te va a encantar.

ARN3