Inteligencia emocional en las familias I

inteligencia emocional en la familias

Como ya sabéis en Renovatio Educación y Emoción  queremos “renovar” las creencias que existen tanto en la crianza de los hijos como en la educación.

Pero esas creencias están tan arraigadas dentro de nosotros mismos , que la mayoría de las veces nos cuentas no transmitir lo que hemos heredado.

Nosotras pensamos que si la educación emocional hubiera estado presenten en nuestra educación de una manera efectiva, muchos de los errores que hoy cometemos una y otra vez, simplemente no existirían.

Durante muchos años se ha pensado que el término inteligencia era algo únicamente relacionado con las capacidades lingüísticas y  lógico matemáticas, y que era en ellas en las que había que hacer especial hincapié.

Pero hace ya más de 20 años, (aunque no lo parezca), que la inteligencia emocional ha llegado para quedarse, por más que padres madres, e instituciones no podamos ni siquiera definirla adecuadamente, cuanto ni menos enseñarla.

A mediados de los años 90 Daniel Goleman definiría la inteligencia emocional como :

“la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”.

Algo que a simple vista parece fácil , pero que es mucho más difícil de lo que parece, especialmente cuando no se tiene ni práctica ni conciencia de la necesidad de saber que es lo que sentimos, cual es la emoción que surge dentro de nosotros y en base a que necesidad debemos atenderla.

¿Cuantas veces te has sentido mal sin saber muy bien, si estabas triste, apática, decaída, desorientada , resentida, aburrida, enojada… ?

Quizás simplemente has ido a por una onza de chocolate para calmar tu ansiedad, o tu tristeza…

La mayoría de las veces ni siquiera los adultos sabemos ponerle nombre a nuestras emociones, y tampoco sabemos diferenciarlas de los sentimientos,

¿Las emociones son buenas o malas? ¿te lo has preguntado alguna vez? ¿sentir ira es malo ? ¿ sentir miedo ? ¿sentir rabia?

Bien, pues la emociones no son ni buenas ni malas, simplemente son un estado psicológico complejo, un mecanismo de supervivencia con tres componentes distintos.

–  una experiencia subjetiva :

por ejemplo veo una película de miedo (adulto ),

o a mi hermano le han dado un trozo “más grande” que a mí de tarta (niño)

–  una respuesta fisiológica:

me empiezan a sudar las manos y a acelerase mi corazón al ver la película (adulto),

o me pongo colorado, se me acelera el corazón y tengo ganas de gritarle a mamá que yo quiero un trozo de tarta IGUAL de grande !!(niño)

–  y una respuesta conductual o expresiva:

grito ante una escena de terror (adulto) ,

o grito ante lo que creo que es una injusticia ( niño)

 

Las emociones nos indican que sucede algo importante a nuestro alrededor y que debemos de prestarle atención.

Intentar ahogarlas, encubrirlas o negarlas,

no nos sirve de nada,

ni a nosotros ,ni a nuestro hijos.

 

¿conoces y aceptas tus emociones?
¿eres capaz de definirlas ?
¿como enseñas a tus hijos a ponerles nombre y reconocerlas?

 

El primer paso para introducir la educación emocional en los hogares es saber definir y enseñar adecuadamente las emociones.

En siguientes post seguiremos ahondando sobre estos temas.

 

Aquí puedes ver el vídeo en directo que hicimos en nuestro programa semanal

 

 

 

También puedes escuchar el audio.

 

Si te ha gustado, si piensas que puede ayudar a alguien.

POR FAVOR COMPARTE.

GRACIAS !!

 

 

 

¿Qué espera el siglo XXI de tus hijos ?

¿que espera el siglo XXI de tus hijos?

 

El siglo XXI cambia las reglas del juego, la información ya no es lo realmente importante, puesto que podemos acceder a ella desde innumerables dispositivos de manera casi inmediata. Ahora el foco se pone en manejar toda esa cantidad ingente de información que nos acribilla por todas partes y saber sacar los mejor de nosotros mismos, y de nuestros hijos pese a ese bombardeo constante.

La época de la memorización como base del aprendizaje ( le pese a quien le pese ) ya hes prehistoria, hoy en día nuestros hijos tienen retos y desafíos mucho mayores a los que enfrentarse.  Y todos pasan por la INTELIGENCIA EMOCIONAL .

No vamos a hablar hoy de todo lo implica inteligencia emocional pero si vamos a hacer especial hincapié en que :

uno de los factores claves va a ser el saber AUTORREGULARSE,

es decir saber relacionarse con ellos mismos, con su entorno  y con sus impulsos.

 

Saber gestionar adecuadamente toda la cantidad de información que van a tener que manejar en un futuro pasa primero por aprender a ordenar, a clasificar y a priorizar.

Organizar sus pensamientos y  su entorno para después traducirlos en acciones encaminadas hacia un objetivo.

Todo esto no se aprende de la noche a la mañana, de hecho es algo que se aprende desde que son bebés, o niños muy pequeños.

Un  ambiente familiar, estructurado, y acogedor es fundamental para otorgar a nuestros hijos de esa inteligencia emocional tan indispensable en el s XXI,  como padres, y por supuesto como educadores tenemos una gran responsabilidad. 

Durante muchos años se hizo especial hincapié en medir el coeficiente intelectual de nuestros niños, como si fuera algo con lo que se nace y que no es modificable en el tiempo. De hecho solo se medía el coeficiente intelectual en las competencias lógico-matemáticas, dejando otras muchas competencias sin importancia ninguna.

Por suerte hoy en día ya se empieza a hablar en algunos colegios de las inteligencias múltiples y de la inteligencia emocional, pero como dicen en mi tierra ” las cosas de palacio van despacio” y aspectos que ya están más que evidenciados por la comunidad científica desde hace más de 20 años, para el ciudadano  de “a pie” resultan novedosas.

Renovatio quiere aportar su granito de arena, para que aunque muchas de estas novedades no se hayan implantado todavía en los colegios, tu puedas empezar a sentar las bases en tu propio hogar. 

Todos conocemos a personas que en su época escolar o durante el instituto se podría haber catalogado casi como fracaso escolar, pero que en la vida real han sabido reconvertir sus vidas para salir adelante mucho mejor que otros cuyo principal mérito era aprobar exámenes y acatar las órdenes del profesor.

 

 

 

 

Pilar

firma