Carta a mis hijos que no llevan su ropa sucia al cesto

Queridos hijos:

He observado que desde hace un tiempo vuestra ropa no llega al cesto de la ropa sucia, lo cual puede suponer ciertas incomodidades. Estas incomodidades puede que me afecten a mi de una manera indirecta, pero creo que vosotros sois los principales sufridores de las consecuencias de este acto, y os voy a explicar porqué.

El no llevar la ropa sucia al cesto tiene como consecuencias:

  1. La ropa no será llevada a la lavadora por mi o por papá, y no será lavada.
  2. No habrá ropa limpia en el armario.
  3. Llegará un día en que no tendréis ropa limpia con qué vestiros.

Sois vosotros los que tenéis que decidir qué os interesa más y qué os reporta mayor beneficio, comodidad y bienestar.

Sé que os encanta cambiar de conjunto a mínima ocasión, y sé que os sentís estupendamente cuando abrís vuestro armario y lo veis lleno de prendas donde elegir para poder combinar y crear esos looks tan estupendos y originales que lleváis. Así que la próxima vez que abráis el armario y os deis cuenta de que la cantidad de prendas para combinar es cada vez más escasa, quisiera que os preguntaráis si vale la pena el tiempo que invertís en llevar vuestra ropa sucia hasta el cesto.

No pienso volver a gritar para que lo hagáis, no pienso volver a repetirlo doscientas veces antes de que os decidáis (como mucho os lo recordaré dos o tres veces) no penséis que me gusta haceros sufrir encomendándoos tan ardua tarea. Sólo pensad en las consecuencias de vuestras decisiones.

Besos y abrazos.

Vuestra madre que os ama.


Esta carta la podría estar escribiendo una madre a sus hijos adolescentes, que seguramente se reirían o se enfadarían.

¿Tú te ves escribiendo esto dentro de unos años?

Yo creo que es sencillo evitar llegar a este extremo si tu hijo que ahora es pequeño (o no tanto) adquiere el hábito de recoger su ropa sucia y llevarla al cesto. Con esto quiero decir que con los hábitos y rutinas que vas introduciendo en la vida de tu hijo ahora, te evitarás malentendidos, problemas y discusiones en el futuro cuando sea un adolescente y entonces sea más complicado que haga en piloto automático estas tareas tan sencillas.

Si quieres auda y acompañamiento en este proceso de poner orden en tu vida y en la de tus hijos, y que no te cueste tanto trabajo que ellos adquieran una serie de hábitos y rutinas que les acompañarán durante el resto de su vida, escríbenos.

Guardar

Como ser efectivo al implantar una nueva rutina

Tu hijo crece día a día y con su desarrollo y madurez cambian sus necesidades y por lo tanto se hace imprescindible ajustar nuestras actividades diarias para dar a tu hijo lo que necesita en cada momento.

Es evidente que las necesidades de un bebe no son las mismas que las de un niño de 2 años. Cada salto evolutivo suele ser una fuente de conflictos y un estrés para las familias, ya que lo que antes funcionaba a la perfección, de un día para otro, ya no es efectivo.

Muchas veces no sabemos qué o como adaptarnos a las nuevas circunstancias para que todo vuelva a ir rodado.

Hoy queremos darte algunas indicaciones para que logres introducir cambios, logrando los objetivos que te hayas marcado.

1 NO PONGAS TODO PATAS ARRIBA

Introducir cambios en una rutina o en la vida en general, sea de un adulto o de un niño tiene un coste.

Si el coste es muy alto porque hay muchas cosas nuevas que hay que hacer de forma consciente, supone un gran esfuerzo e inconscientemente nos bloqueamos y nos resistimos a esos cambios, con lo que tenemos muchas probabilidades de fracasar.

Los cambios hay que introducirlos de poco en poco, mejor de uno en uno si es posible. Observando y evaluando si son positivos y si funcionan. Ajustándolos o cambiándolos si no funcionan.

2. PERDONA Y PERDÓNATE LOS ERRORES

Por la educación que hemos recibido, en general, tendemos a resaltar y dar importancia sólo a los errores que se comete, pasando por alto todos los logros obtenidos.

Es muy importante que seas consciente de los aciertos y logros , por pequeños que sean. Incluso el intento de hacer las cosas debe ser valorado.

No quedarse anclada en los errores  que cometes o que comete tu hij@ es indispensable para que os sintáis validos y capaces.

Tu hij@ debe sentir que es capaz, que sienta que confías en él y para ello primero tienes que perdonarte y perdonar los despistes y errores,  nadie es perfecto!!! NADIE!!!

3. BUSCA LA FORMA DE SER PERSEVERANTE

Este es el secreto para introducir de forma satisfactoria cambios en la rutina diaria.

Tienes que encontrar la forma de recordaros y motivaros en cada cosa nueva que tenéis que hacer.

Tienes que encontrar vuestro método particular y especial, el que os funcione a vosotros, el que os guste y os motive.

 

Cristina Núñez

circulocristina

 

 

Madre desordenada, hijos ordenados

Sí, lo confieso públicamente, lo sé, soy desordenada.

¿Y por qué te hablo de hábitos y rutinas en los niños? Si yo soy así ¿cómo me atrevo a decirte que puedes conseguir que tus hijos sean ordenados y cumplan con rutinas que son tediosas y no les gustan? Pues porque yo lo he conseguido.

En realidad debo decir que desde pequeña siempre me ha gustado tener todas mis cosas ordenadas, todo organizado, cumplir los planes que me proponía, y así fue hasta que me convertí en madre. Ahí fue cuando mi vida entró en caos absoluto:

  • Mis rutinas de limpieza de casa ya eran meras improvisaciones
  • Mi hábito de cuidar mi piel con cremas hidratantes, sérums, exfoliaciones y demás, se fué al traste
  • Eso de tener cada cosa en su lugar era una mera utopía

Me ha gustado tener todas mis cosas ordenadas, todo organizado, cumplir los planes que me proponía, y así fue hasta que me convertí en madre @renovatio_educa

Click To Tweet

Cuando me encontré con mi bebé en brazos, teniendo que atender sus necesidades antes que nada en el mundo, y sin poder si quiera ir al baño cuando yo lo necesitaba si no cuando las necesidades de mi bebé me lo permitían… mi mundo ordenado y tranquilo se vino abajo. Sabes de lo que hablo, ¿a que sí?

Cuando nació mi segunda hija ya tenía cierta tolerancia al caos y al desorden, también podía prever ciertas situaciones y así organizarme mejor, pero cuando nació mi tercer hijo, a pesar de lo que sabía y las técnicas y herramientas que empleaba para mantener mínimamente el orden, no servían:

  • tenía la casa inundada de juguetes que nunca se recogían,
  • cestas llenas de ropa sucia y otras con ropa limpia pendiente de doblar y guardar,
  • polvo de una (o dos) semanas acumulado encima de los muebles…

y eso me horrorizaba y hacía que perdiera los nervios, con lo que mis hijos se veían afectados y yo sumida en una espiral de malestar contínuo.

Mi solución llegó cuando tomé conciencia de lo desordenada y perfeccionista que soy, así que uní estas dos cualidades y busqué la manera de arreglarlo. Conocí a Azucena Caballero y su libro «Organiza tu hogar en 30 días».  Empecé a aplicar el método y a seguir a Azucena. De ella he aprendido también como organizarme yo y eso lo he trasladado a mis hijos.

Tomé conciencia de lo desordenada y perfeccionista que soy @renovatio_educa

Click To Tweet

Empecé a utilizar adecuadamente mi agenda y mis planificadores, así he enseñado a mis hijas a utilizar los suyos propios y los que tenemos para el conjunto de la familia. Ahora a nadie se le olvida apuntar en el calendario familiar sus actividades para que podamos organizar nuestro tiempo. ¿Qué te parece? Todo esto y muchas más herramientas que empleo hacen que mi vida familiar sea muchísimo más gratificante y tranquila.

Desde aquí te digo que si yo soy capaz de llevar una vida organizada con el lío que supone atender a tres hijos y todas sus necesidades incluída su educación a tiempo completo, tú también puedes conseguirlo

Si quieres auda y acompañamiento en este proceso de poner orden en tu vida y en la de tus hijos, y que no te cueste tanto trabajo que ellos adquieran una serie de hábitos y rutinas que les acompañarán durante el resto de su vida,

Guardar

tu también puedes tener niñ@s organizad@s

Muchas veces nos ponemos excusas para no cambiar nuestras rutinas y nuestra forma de vivir: «No voy a ser capaz» «llevo demasiado tiempo haciendo lo mismo» «no me voy a adaptar» «no voy a lograrlo» «no va a servir para nada»…

¿A que te suenan? Todos estos argumentos nos sirven para autoconvencernos de que la decisión, de no tomar nuevos retos, es lo mejor. Aunque de forma racional sabemos que no es así.

Nuestro cerebro nos convence, nos motiva y nos recompensa para no cambiar, él funciona bien así y los cambios gastan mucha energía.

El cerebro se resiste a los cambios con todas sus las herramientas a su alcance y por eso es tan complicado y hace falta mucha fuerza de voluntad para cambiar hábitos poco beneficiosos.

La buena noticia es que el cerebro tiene una característica muy importante: LA PLASTICIDAD. El cerebro puede cambiar, puede aprender independientemente de la edad que tengamos. Puede reescribir sus conexiones y generar nuevos hábitos.

Hay muchos ejemplos de personas que han logrado sus metas incluso cuando son ancianas. Hace poco saltaba la noticia de una mujer de 94 años que se licenciaba en química 75 años después de empezar la carrera.

Si Fernanda pudo lograr su objetivo, ¿por qué tú no?

Estoy segura que tienes la capacidad aunque no lo sepas o no lo creas, quizá te falten las herramientas adecuadas, pero estas se pueden conseguir.

Lo más importante para lograr los objetivos que te propongas es comenzar con actitud positiva y convencida que lo vas a conseguir.

También es importante que seas realista y que estés preparada para afrontar las dificultades que se presentarán, porque se presentarán en el 99.9 % de los casos.

Respecto a los cambios que estén relacionados con tus hijos, tu actitud y tu confianza en que lo lograrán, en que lo lograreis juntos es indispensable.

Una vez estés convencida de que vas a emprender un proceso del que terminarás victoriosa, es necesario que reflexiones sobre que es lo que necesitas para lograrlo, que recursos necesitarás y donde encontrarlos si aún no los tienes.

Si te hallas en ese punto: Quieres cambiar tu forma de criar, o de organizarte, o de enseñar a tus hijos a ser organizados, pero no sabes como hacerlo, en RENOVATIO queremos y podemos ayudarte.

Cristina Núñez

circulocristina

¿Tiene tu hij@ un tablero de seguimiento de rutinas? Aquí te enseñamos como hacer 3 diferentes.

Para poder conseguir que una acción se convierta en un hábito, al principio es necesario llevar un seguimiento hasta que llega el día en que la acción se realiza automáticamente.

Para llevar ese seguimiento es muy útil llevar una hoja de control donde marcar si la acción se ha realizado o no. Yo personalmente tengo incluida en mi agenda una hoja de control de hábitos para marcar los días que voy cumpliendo con las acciones que quiero que se conviertan en hábitos, incluso en las hojas de planificación semanal tengo un apartado para el seguimiento. Esta foto es de mi agenda personal:

Si para mi como adulta resulta gratificante marcar las casillas de algo que he hecho, imagínate qué bien se sentitá tu hij@ cuando vea que ha sido capaz de realizar la acción y va a marcar la casilla.

Para los niños resulta muy útil tener un tablero de seguimiento de rutinas que les resulte atractivo y motivador.

Si estás dispuesta a hacer un tablero de seguimiento de rutinas para tu hij@, lo puedes plantear como una actividad en familia y pasaréis un rato divertido y muy productivo.

Como ejemplo y para que te inspires, te doy estas tres ideas que puedes adaptar y modificar a tu antojo y al de tu hij@:

Tablero con Pictogramas

Éste es especialmente atractivo para l@s más pequeñ@s que aun no saben leer.

Visto en Pinterest
  • Para montarlo lo único que necesitas es una cartulia tamaño A2 del color preferido de tu hij@ doblada por la mitad en horizontal.
  • En la parte superior pegáis los pictogramas de las acciones que queráis convertir en hábitos, y arriba del pictograma pegáis velcro o tira de imán. Los pictogramas los podéis descargar aquí http://arasaac.org/descargas.php
  • En la parte inferior escribe qué significa el pictograma y pega la otra parte del velcro o la tira de imán.
  • Haz líneas separando cada pictograma con su correspondiente explicación y corta sólo la parte de abajo para que queden separadas las solapas y se puedan pegar y despegar independientemente.
  • Dobla la cartulina y por la parte de detrás de la explicación del pictograma escribe la palabra «HECHO», así cuando tu hij@ doble la cartulina al realizar la acción verá la palabra.
  • Ahora ya sólo queda pegar vuestro tablero en un sitio visible de la casa y bien accesible para tu hij@.

Tablero Magnético

Éste lo puedes utilizar tanto para l@s pequeñ@s que aun no saben leer si utilizas pictogramas, como para los más mayores que ya saben leer.

  • Necesitas un tablero metálico o una bandeja metálica, y unos imanes pequeños con los colores y formas que tú quieras.
  • En un folio escribes el nombre de tu hij@ y debajo haces tres columnas:

La lista de tareas a realizar. Para los más pequeños utiliza los pictogramas.

La segunda colunma la vas a llamar «POR HACER»

La tercera columna la vas a llamar «HECHO»

  • Pega el folio en la tabla metálica o la bandeja.
  • Pon todos los imanes en la lista «POR HACER» y cada vez que tu hij@ realice la acción que cambie el imán a la lista «HECHO». Al final de la jornada tendrá todos los imanes en la lista «HECHO» y se sentirá content@ y satisfech@ al ver que ha sido capaz de hacerlo todo.

Tablero con Pinzas

Éste también se puede utilizar para l@s más pequeñ@s utilizando pictogramas.

  • Necesitas una cartulina, cartón o goma EVA tamaño A4, y pinzas de la ropa.
  • Pon la cartulina (cartón o goma EVA) en posición vertical y escribe el nombre de tu hij@ arriba del todo con letras bien bonitas y decoradas a su gusto.
  • Divide el tablero por la mitad con una línea vertical de manera que se vean dos partes. En la parte izquierda escribe «POR HACER» , y en la derecha «HECHO» .
  • Ahora coge las pinzas de la ropa y escribe en cada una una acción por las dos partes para que cuando cambie la pinza de lado no se vea al revés. También puedes pegar un pictograma en cada una para l@s más pequeñ@s.
  • Pon todas las pinzas en la parte de la izquierda, en la columna «POR HACER» y cada vez que tu hij@ realice la acción correspondiente que coja la pinza y la pase a la parte dechecha «HECHO». Al final del día todas las pinzas estarán en la parte derecha y tu hij@ se sentirá estupendamente.

¿Cuál de los tres tableros te gusta más?

Cuéntanos y si quieres envíanos tu foto.

 

Guardar

Guardar

Guardar

5 cosas que los niños aprenden con las rutinas diarias

Muchos adultos seguimos una rutina diaria: respetamos, en la medida de lo posible, las horas de las comidas y las horas de sueño. Tenemos un ritual (mismas acciones en el mismo orden todos los días) para levantarnos y acostarnos… Nuestro día a día está repleto de ellas.

Estas rutinas nos ayudan a automatizar acciones que hay que hacer todos los días, como lavarse los dientes o hacer la cama, vestirse, comer, asearse… sin tener que pensar mucho.

¿Cómo hemos llegado a aprenderlas? ¿Quién nos ha enseñado? ¿Lo has pensado alguna vez?

Lo hemos aprendido porque lo hemos visto hacer en casa, como algo normal e interiorizando que es así como hay que hacerlo sin entrar a valorar las ventajas que tiene.

Las rutinas ayudan a los niños a hacer las cosas por ellos mismos, cada vez con menos ayuda del adulto y de forma más efectiva y con  mejores resultados, hasta que se convierten en seres independientes del adulto y capaces de sobrevivir sin él.

¿Sabes las ventajas de tener hábitos y rutinas en tu vida diaria? ¿Y en la vida de los niños? A continuación te explico en 5 puntos algunas de los beneficios de enseñar hábitos a los niños

1. Son más capaces

Si los niños pueden encargarse de su aseo, capaces de organizar las cosas del cole, capaces de vestirse solos… si ven que se desenvuelven bien en las tareas cotidianas comprobarán que son capaces de hacer cosas por ellos mismos, mejorando notablemente su autoestima, lo que les ayudará a emprender nuevos retos y a afrontar los problemas y dificultades que se les presente.

Cuando uno esta acostumbrado a hacer las cosas por él mismo, sin esperar que otro lo haga por él es más fácil que no se quede de brazos cruzados cuando quiera conseguir una meta determinada o se presente un imprevisto.

2. Son más efectivos

Probar, hacer, repetir, equivocarse, tener iniciativa… ayuda a obtener estrategias para obtener mejores resultados cuando tienen que abordar cualquier actividad ya sea en la vida cotidiana, escuela…

Si el niño está acostumbrado a hacer las cosas por el mismo aprenderá que cosas le funcionan y que cosas no, que hacer cuando las cosas no salen como espera, o como enmendar los errores que cometa.

3. Son más autónomos

Un niño que sabe que tiene que hacer, como tiene que hacerlo, cuando tiene que hacerlo, está preparado para hacerlo y está motivado a hacerlo por que sabe los beneficios que tiene: lo hace.

Así de simple y de complejo. Pero hasta llegar a ese punto de autonomía total es necesario pasar por un largo proceso de aprendizaje que tiene que pasar junto al adulto que será su guía y mentor.

4. Son más organizados

Las personas que en su día a día son rutinarias para determinadas cosas es porque, conscientemente o inconscientemente saben los beneficios, por lo que tienden a ser rutinarios y organizados en todos los ámbitos de su vida.

Además saben como ser organizados, tienen suficientes herramientas para serlo ya que lo tienen interiorizado desde la infancia como algo natural.

5. Son capaces de conseguir sus metas

Cuando sabes que tu puedes hacer, controlar y cambiar lo que hay a tu alrededor por que eres una persona proactiva en tu vida cotidiana, también sabes que en otros ámbitos tienes ese poder y esa capacidad.

Es lo que tanto se nombra en estos tiempos: ser emprendedor. Se lo que quiero, se que tengo la capacidad para lograrlo, se que puedo aprender lo que necesite, se que tengo las herramientas para lograrlo o se donde conseguirlas: ¿Qué me impide ponerme en marcha? NADA.

Con los hábitos y las rutinas, desde la infancia estás poniendo la semilla del futuro adulto PROACTIVO.

Estás son sólo algunas de las ventajas, hay muchas más que os las contaremos en la formación que estamos preparando y que lanzaremos en breve. Si quieres saber como conseguir ser organizada y como enseñárselo a tus hijos. Esta es tu formación. Trataremos todos los contenidos relacionados y profundizaremos en cada uno de ellos. Además te acompañaremos en el proceso de reflexión y cambio. Si estás suscrita recibirás todas la información en tu bandeja de correo.

Si no estás suscrita puedes hacerlo pinchando aquí

También pondremos toda la información y un montón de contenidos en nuestro grupo de facebook: Niñ@s Organizad@s

Cristina Núñez

circulocristina

Guardar

¿Quieres ayudar a tu hij@ a conseguir sus objetivos?

Ya sé que esta es una pregunta retórica, y sé la respuesta:

Por supuesto que sí, ¿quién no quierría hacerlo?

Ayudar a tu hij@ a conseguir sus objetivos es algo que todas las madres y padres queremos hacer. Pero ¿de qué manera quieres ayudarle?, ¿vas a hacerle tú el trabajo o vas a guiarle para que adquiera las herramientas que necesita para lograr su meta? (otra pregunta retórica)

Ayudar a tu hij@ a conseguir sus objetivos es algo que todas las madres y padres queremos hacer @renovatio_educa

Click To Tweet

Esta ayuda se las puedes ofrecer a tu hijo desde pequeño, sin tener que esperar a la adolescencia cuando empiece a fijar metas y objetivos, y sea entonces cuando necesite verdaderamente las herramientas.

Si enseñas a tu hijo:

  • como ser una persona organizada
  • como priorizar las tareas
  • como distinguir lo importante de lo urgente
  • como gestionar su tiempo
  • …..

Le estás ayudando a adquirir una serie de hábitos y rutinas que le van a acompañar el resto de su vida, y le van a servir para llegar allí donde se proponga.

career-1019998_1920

El orden y la gestión efectiva del tiempo son dos características que definen a las personas resolutivas y eficaces en su vida y en sus ocupaciones, en definitiva, a los líderes que saben como gestionar y ayudar a los demás.

Con unas sencillas herramientas, desde pequeño tu hijo puede ir adquiriendo esos hábitos y rutinas que le harán más fácil el camino hacia una vida sana, feliz y exitosa.

El simple hecho de que tu hijo sea capaz de interiorizar la rutina de la tarde de vuelta a casa hasta irse a dormir, le hará ser más autónomo y se sentirá capaz y seguro.

Sé que introducir ciertos hábitos y rutinas en la vida de los pequeños te puede parecer una árdua tarea, pero se puede conseguir; yo lo he hecho con unas cuantas rutinas.

¿Qué rutinas ha implementado tu hijo o te gustaría que implementara?

¿Qué hábitos te gustaría que adquiriera?

Cuéntame.

firmaNaranja

¿Estás interesada en en cómo

implementar hábitos y rutinas en el día a día de tu hij@?

Únete a nuestra formación de 6 meses de duración

«NIÑ@S ORGANIZAD@S: HÁBITOS Y RUTINAS»

Puedes consultar toda la información AQUÍ

Únete a nuestro próximo WEBINAR GRATUITO

Pincha AQUÍ  para unirte

Guardar

Guardar

Guardar