Las rutinas y la autorregulación

¿Qué cosas debe autorregular mi hijo por si solo? ¿Qué beneficios aportan los hábitos y las rutinas a la autorregulación de mi hijo? ¿lo estoy haciendo de forma adecuada? En este post voy a ayudarte a dar respuesta a estas preguntas.

Lo primero que hay que tener claro que es la autorregulación, según la definición de la psicóloga  Mónica Serrano, a la que os animo a conocer a través de su web o el grupo que ha creado en facebook.

Autorregulación:  Capacidad del individuo para modificar sus comportamientos y actitudes con el objetivo de cambiar las circunstancias que le rodean para cubrir sus necesidades.

Esta capacidad es innata en el niño si bien es cierto que se tiene que ir desarrollando para lograr la independencia del entorno que le rodea, en la primera infancia necesita que esa autorregulación sea acompañada que no significa que sea dirigida desde fuera.

help-1468281_1920

 ¿Qué cosas debe autorregular mi hijo por si solo?

Es muy importante que el niño perciba que a través de sus comportamientos (lloros, negaciones, peticiones…) que tiene capacidad de hacer que otros cubran las necesidades que por sí solo no puede, que es capaz de obtener una respuesta por parte de su entorno, que tiene capacidad para modificarlo.

Las necesidades básicas (Alimentación, sueño, control de esfínteres, destete…) se autorregulan solas, es un error intentar controlar y regular desde fuera esas funciones, ya que acarrea consecuencias en la personalidad del niño.

Aprende que él no tiene el control de su propio cuerpo, de comportamientos externos, ni del entorno que le rodea. Que son otros los que deciden cuando tiene hambre, frío o sueño o como debe comportarse o que debe sentir.

Y la consecuencia a largo plazo es que lo que le ocurre en su vida no está bajo su control sino que es controlado por los demás.

Este aprendizaje implica que no tomará iniciativa, que no se sentirá motivado para actuar, ya que percibe que haga lo que haga, no tiene capacidad para cambiar o conseguir nada.

children-531282_1920

¿Qué beneficios aportan los hábitos y las rutinas a la autorregulación de mi hijo?

Los hábitos y las rutinas son beneficiosos para la autorregulación siempre y cuando se escuche al niño en sus necesidades y se tenga en cuenta su opinión.

Siempre y cuando su participación y opinión sean más activos según vaya  creciendo  y adquiriendo las habilidades y los conocimientos necesarios para saber qué necesita.

Tener rutinas ayuda al niño a aprender que es lo que necesita, aprende a escuchar a su cuerpo (necesidades fisiológicas), a escucharse a sí mismo (emociones)

A través de las rutinas conseguirás que tu hijo esté más automotivado consiguiendo que sea más activo para mejorar su entorno, es decir más implicado en las actividades que le competen.

También conseguirás que se sienta capaz para conseguir sus objetivos, capaz de tomar decisiones y atreverse a llevarlas a cabo.

Se sentirá responsable de sus acciones y de las consecuencias que acarreen. Adquirirá un papel activo en la organización y desarrollo de sus propios hábitos, siendo capaz de responsabilizarse de sus cosas, no delegando esta tarea a los demás.

child-1463913_1280

¿lo estoy haciendo de forma adecuada?

Esta es la pregunta que todos nos hacemos o nos hemos hecho en algún momento, es una pregunta a la que sólo puedes contestar tú. Saca tus propias conclusiones después de responder a estas 3 preguntas:

¿Atiendo las necesidades básicas de mi hijo cuando así lo demanda?

¿quién marca los ritmos?

¿tengo en cuenta su opinión y sus negativas?

hand-1137984_1920

Cristina Núñez

circulocristina

3 cosas que ayudarán a tu hijo en su actividad más importante

El juego tiene que ser una actividad placentera

Jugar es cosa de niños y con esta afirmación muchas veces tenemos la impresión que es algo banal, algo que los niños hacen porque sí, sin entender ni profundizar en la importancia que tiene para su aprendizaje y desarrollo.

Ellos lo sienten como una necesidad , como un impulso irresistible que muchas veces desde nuestra perspectiva de adulto no entendemos o nos viene mal que el niño juegue con todo y en todo momento

Y además, para que el juego cubra la necesidad de tu hijo y cumpla con su objetivo de que aprenda debe ser una actividad placentera para que sea efectivo en su función

Pintarse la cara es divertido... a vecesPintarse la cara es divertido… a veces

Está demostrado científicamente que todo lo que nos gusta, nos apasiona, nos emociona y/o nos divierte lo aprendemos antes, más y mejor.

El juego es la mayor y la mejor herramienta que tiene un niño para aprender como funciona el mundo, yo me atrevería a decir que la única, como nos relacionamos con personas, animales y cosas, que le gusta y que no, que es capaz de hacer, que esta preparado para aprender, hasta donde puede llegar…

El mundo adulto tenemos la obligación de facilitar que el juego sea una actividad placentera de la que el niño pueda sacar el mayor rendimiento posible.

A continuación te muestro 3 cosas que tienes que tener en cuenta para ayudar a tu hijo en su actividad más importante: JUGAR

1. EL LUGAR DEBE SER VARIADO

Sin bien es cierto que los niños juegan en cualquier lugar y cualquier lugar es susceptible de convertirse en un lugar de juego, ya sea el banco, el supermercado o cualquier sitio en el que se encuentre y que no siempre nos viene bien.

El sitio debe ser variado. En casa y  los lugares que frecuente deben ser los máximos posibles. Debemos facilitar diferentes escenarios donde tu hijo pueda jugar, interactuar ayudando a su desarrollo psicomotor, cognitivo y social.

El espacio debe ser adecuado. Con mobiliario y un espacio adecuado facilitaremos mucho su desarrollo. Los niños sobre todo juegan en casa ¿cómo puedes ayudarle a que su espacio de juego sea más adecuado a sus necesidades?

Si llevas a tu hijo a un lugar donde no se puede o no se debe jugar, el juego se convertirá en conflicto y acarreará más problemas que beneficios.

Ejemplos de lugares cotidianos donde se debe y se tiene que jugar.

2. EL LUGAR DEBE SER AGRADABLE Y ATRACTIVO

Los colores, los materiales, la distribución de los mismos debe invitar más si cabe a tocar, a manejar, a interactuar con ellos (veo, siento, actuo)

Un espacio ordenado y preparado al gusto de tu hijo será beneficioso

messy-room

3.EL LUGAR DEBE SER OPERATIVO

El espacio debe facilitar la interacción. Para jugar hay que coger, poner, quitar, cambiar de lugar, apilar, unir, golpear, esparcir… Los juegos, juguetes y materiales deben estar accesibles, ordenados e identificados o a la vista del niño y adecuados para su función: experimentar con ellos.

organizar-juguetes-comoda-830x400

Sobre cómo deben ser los espacios de juego, sobre todo en Navidad, hablaremos con más detenimiento y profundidad en el seminario:

Cristina Núñez

circulocristina

¿Dónde jugamos?

Tan importante como jugar, es el entorno en el que se lleva a cabo el juego. Por supuesto, no es lo mismo que sea dentro o fuera de casa, o en el interior del aula o el patio de la escuela.

Es necesario tener presente las necesidades de l@s niñ@s y adaptar el entorno donde van a estar para falicitar su autonomía en la medida de lo posible.

Dentro de casa y dentro del aula hay dos premisas básicas:

  1. El espacio debe ser lo más diáfano posible para favorecer la libertad de movimiento.
  2. Los juguetes, libros y materiales con los que pueden jugar deben estar a su alcance.

mother-1153110_1920

 

Una vez que esto está cumplido, estas recomendaciones son importantes:

  • Cuando tu hij@ o tus alumn@s son pequeñ@s, deben poder tener acceso a su material de juego, así que el mobiliario de la casa o el aula debe estar adaptado a su altura y tamaño. Esta medida favorece mucho el juego libre y ayuda a la adquisición de habilidades.
  • Procura utilizar los estantes más bajos de las librerías para ubicar allí los juguetes y los libros de los más pequeños.
  • Los materiales que requieran supervisión de un adulto para ser utilizados (pinturas líquidas, piezas más pequeñas….esto depende de la edad) ponlos en estantes más altos que ellos puedan ver para pedirlos, pero necesiten ayuda para cogerlos, o guárdalos en cajas que tengan dificultad para abrir y necesiten de tu ayuda.
  • Utiliza cestas o cajas para guardar los juguetes y los materiales, que l@s niñ@s puedan manipular.
  • Revisa los materiales y los juguetes cada cierto tiempo para retirar los que estén deteriorados o no utilicen, y cámbialos por juegos y objetos nuevos. Ve haciendo una rotación de lo que tengas en casa o en el aula. Muchas veces l@s niñ@s se agobian de tener tantas cosas donde elegir y acaban aburriéndose de ver siempre los mismos juguetes aunque sean cantidad, la rotación de materiales y juguetes evita esta situación.

child-427824_1920

Cuando jueguen al aire libre, bien en el jardín o en el patio, el espacio debe asegurar que pueden manipular todo lo que haya alrededor. Deben poder:

  • Jugar con la tierra para hacer hoyos y barro.
  • Tocar las plantas para observarlas, conocerlas y cuidarlas. Evitar plantas venenosas o plantas que produzcan alergia al niñ@.
  • Subirse a los árboles y los columpios sin peligro.

post 28.2

Una vez que el entorno es adecuado y seguro no queda más que l@s niñ@s jueguen y tú les acompañes.

firmaNaranja

circuloMayte