los 4 pilares de la crianza respetuosa

Según la UNESCO hay 4 pilares en educación:

 

Los cuales fueron eje principal en la primera formación que lanzamos en Renovatio.

También son 4 los pilares que consideramos más importantes en la crianza respetuosa, fundamentales para conseguir una educación sana y efectiva para los niños con el acompañamiento y la guía por parte del adulto como su actividad y propósito principal.

Hay muchas cosas que hay que tener en cuenta a la hora de educar a un niño de ahí su complejidad de esta ardua tarea. Criar a un niño no es algo mecánico que cuando dominas la técnica todo es mucho más simple y fácil.

Educar a un niño es una actividad cambiante, a la que hay que adaptarse constantemente ya que cambia dependiendo de cada niño, de cada etapa de desarrollo, de cada día y de cada hora del día.

Para poder afrontar este gran reto te mostramos los 4 pilares que tienes que tener en consideración y siempre presentes para educar de forma respetuosa.

1.- AUTOCONOCIMIENTO

Conocerse a uno mismo es importantísimo, yo diría que esencial para andar por la vida y estás son las razones para pensar así:

  • Para saber lo que necesito
  • Para saber cubrir esas necesidades y estás sana y fuerte para criar a mi hijo
  • Para saber lo que soy capaz de hacer y lo que necesito y puedo aprender
  • Para saber cuales son mis limitaciones, aceptarlas y que no se conviertan en una carga
  • Para saber que cosas puedo hacer de forma más efectiva y eficiente
  • Para saber afrontar miedos e inseguridades
  • Para saber gestionar mis emociones
  • Para ser empático
  • Para confiar en mi misma, ser proactiva y tener una autoestima sana
  • Para empoderarme en todas las facetas de mi vida sobre todo en la de madre
  • y así un largo etc…

2.- OBSERVACIÓN

Muchas veces hemos dicho que un niño no viene con un manual de instrucciones debajo del brazo, el propio niño es el manual.

Él es quien tiene y nos proporciona toda la información necesaria para acompañarle y guiarle en su desarrollo y sus aprendizajes.

Obtendremos toda la info que necesitamos si observamos con un poco de detenimiento, sin prejuicios, sin culpabilizar  y con empatia.

3.- EMPATÍA

Mucho tiene que ver con el punto anterior. Observar desde la empatía, desde otro punto de vista, desde su punto de vista para entender comportamientos y necesidades que desde la perspectiva de adulto no tienen ningún sentido, no entendemos y en consecuencia penalizamos para intentar extinguirlo.

Sí somos capaces de entender que los niños no se comportan así por capricho si no por necesidad, que sus comportamientos, en muchas ocasiones es su forma de comunicarse con nosotros, si miramos desde sus ojos entenderemos que no quieres fastidiar, manipular o ponernos a prueba.

Entenderemos que que tienes otras necesidades diferentes a las nuestras y podremos ayudarles de forma más efectiva.

4.- COMUNICACIÓN

El mayor, más rico y complejo vehículo para transmitir necesidades, conocimientos, emociones, para estrechar lazos, para demostrar amor , es la comunicación. La verbal y la no verbal.

La comunicación es un herramienta maravillosa y efectiva si la sabemos utilizar de forma respetuosa y asertiva.

De estos 4 pilares de la crianza respetuosa tratamos y profundizamos en el libro: Crianza respetuosa en la práctica.

 

Cristina Núñez

circulocristina

Yo fui fan de supernanny

Soy Cristina Núñez, una tercera parte de Renovatio. En otros post hasta el final no se sabe quien ha escrito el artículo, pero hoy he creído necesario que me identifiquéis desde el principio por que voy a hacer una confesión (aunque ya lo he dicho en el título del post):

YO FUI FAN DE SUPERNANNY

YO FUI FAN DE SUPERNANNY

 

Y no sólo fui fan: quería ser Supernanny. Admiraba lo claro que tenía las cosas como hay que actuar según en que situación.

Admiraba que ayudaba y apoyaba a las familias.

Admiraba los resultados y los «beneficios» tan buenos y rápidos que se obtenían.

En aquel tiempo mi recomendación estrella era: «No atiendas las conductas que no quieras que se repitan».

COMO HA CAMBIADO EL CUENTO

Con mi proceso de formación y transformación como educadora me he dado cuenta que Supernanny es un ídolo de pies de barro. Sobre todo cuando aprendí y comprendí las consecuencias a largo plazo que tiene educar de esta manera. El tema de las consecuencias lo dejo para otro artículo, hoy quiero centrarme en daros mis razones por las que ya no me considero fan de Supernanny, si no todo lo contrario:

  1. En la introducción de programa se presenta y «define» al niño protagonista del capítulo como un pequeño monstruo al que hay que domar. (Giovanni y Sandro: pequeños tiranos, Daniel, Cristian y Samara, unos niños inquietos que desesperan a sus padres, Miguel: un niño muy pegón, Hugo y Carla, dos niños muy rebeldes…) Todos estos ejemplos son reales, lo primero que se hace es etiquetar al niño y culpabilizarle de la situación familiar.
  1. El único objetivo que persigue el programa, a parte del morbo que suscita entrar en una casa y ver los problemas domésticos desde la primera fila, es tener niños obedientes y sumisos bajo la autoridad del adulto.

cotilla-investigacion

  1. Casi en el 100 % de los casos se culpabiliza al niño de la situación, los padres son los sufridores de los comportamientos del niño. ¿Será que no se molesta en ahondar en que la forma de tratar y cubrir las necesidades del niño por parte de los padres puede ser la causante de la situación familiar?

 

  1. No se atiende ni se profundiza, ni siquiera se tiene en cuenta, las emociones del niños. ¿Qué necesita? ¿Por qué se comporta así? Siempre hay una carencia y una razón válida para ellos aunque los adultos no la sepamos identificar

image

  1. Los padres no aprenden a entender y empatizar con los niños, lo único que les preocupa es la conducta, no las emociones que sienten sus hijos.

Captura-de-pantalla-2015-09-04-a-las-17.28.27-886x520

  1. Los padres no aprenden a escuchar y a dialogar con sus hijos, sólo aprenden a ejercer su autoridad y sus normas, sin tener en cuenta la opinión o las necesidades de los hijos.

 

  1. La experta no muestra un ápice de empatía ni con los padres ni con los niños, su comunicación verbal y no verbal sería la misma si el tema del programa fueran los tornillos y las arandelas.

 

  1. Se deja solo al niño cuando más necesita sentirse más querido y aceptado por su familia.

rabietas-niños

  1. Las rabietas, enfados y protestas del niño se toman como algo antinatural que hay que erradicar cuanto antes y de raíz, sin entender ni explicar que es una etapa normal y necesaria para la formación de la personalidad del niño.

rabietas3

  1. Para cambiar la forma de comportarse del niño se utilizan métodos conductistas, como la retirada de cariño y la economía de fichas. Sin entrar en las necesidades emocionales del niño.Supernanny-ensena-funciona-sistema-puntos_MDSVID20091022_0023_3

No se si este post será bien acogido por nuestros lectores. Lo que si se es que quería contar mi experiencia, para que los que han vivido o están viviendo está situación en la crianza de sus hijos, sepan que no son los únicos, que se puede aprender y mejorar y que si yo supe: tú también puedes evolucionar y aprender a ser una mejor educadora respetuosa y eficaz.

Cristina Núñez

circulocristina

Dar órdenes no le ayuda a aprender

¿Te has parado a pensar cuantas órdenes das al día a tus hijos? ¿Cuántas cosas hacen o intentan hacer por iniciativa propia? ¿Cuántas de esas cosas que hacen por iniciativa propia les dejas hacer o les corriges o les dices: no?

Te ánimo a que hagas un listado y llegues a tus propias conclusiones.

¿Te has parado a pensar las consecuencias que tiene para un individuo, niño o adulto, obedecer constantemente si atender sus peticiones, sus gustos, sus sentimientos…?

¿Alguna vez has reflexionado por qué tu hijo hace lo que hace? Siempre hay una razón, SIEMPRE. Quizá para ti no sea válida o adecuada pero para él sí lo es, desde su forma de pensar y de percibir el mundo.

13076768_1479142015435088_3942315919991607730_n
Frozen en el congelador

Si te has parado a pensar un poco en el número de órdenes que das al día, te sorprenderá la cantidad de peticiones, indicaciones y correcciones les hacemos a los niños.

Todos lo hacemos de forma automática, porque queremos las cosas a nuestro modo, porqué hay prisa, porqué no confiamos en que lo puedan hacer solos, porqué no tenemos paciencia…

Los niños tienen que aprender a hacer las cosas por si mismos pero para lograrlo tienen que encontrar una razón que motive y valga la pena el esfuerzo.

Por ejemplo recoger los juguetes. A ellos no les molesta que los juguetes estén esparcidos por el salón a la que seguramente te molesta es a ti. Jugar es divertido, recoger es un rollo. No entienden para que hay que recoger. Tienen que aprender a valorar el orden, la limpieza y el cuidado de las cosas pero ese aprendizaje tiene un proceso. más largo y costoso de lo que nos gustaría. Y normalmente lo intentamos enseñar antes de que estén preparados para aprenderlo.

Ahora te pido que pienses en los jefes que has tenido en tu trabajo. ¿Has tenido alguno que te decía a todas horas que y como tenías que hacer las cosas?¿te asfixiaba con cientos de indicaciones desde que entrabas por la puerta?¿qué ocurría si dabas tu opinión? ¿qué ocurría si te negabas? ¿te negabas? ¿te dejaba tener iniciativa? ¿cómo te sentías?

Es vital que entiendas como se siente un niño al que le dicen a todas horas que y como hay que hacer las cosas, es vital para que cambies en tu forma de pensar y actuar, o no.

citas-06

Espero que estas reflexiones te ayuden a ponerte en el lugar de tu hijo y te ayude a entender que es lo que siente cuando le damos ordenes desde que se levanta hasta que se acuesta sin dejar que haga las cosas a su manera.

Cristina Núñez

untitled