4 claves para entender a tu hij@

Entender a un niño es muy complicado, entender que necesita, por qué hace lo que hace y dice lo que dice, entender sus motivaciones e inquietudes, lo que piensa y siente. ¿Te pasa algo parecido? ¿no entiendes a tu hij@?

No se puede ir a una librería y pedir un libro de instrucciones para tu hijo, no existe. El único que te puede guiar en la tarea de criar a tu hijo es tu propio hijo. Es un libro difícil de leer, de descifrar, interpretar y comprender.

Necesitas dos cosas principalmente para interpretar a tu hijo: Recordar cuando fuiste niña, si no te ayuda a entenderlo si que te ayudará a saber que es normal lo que hace, aunque desde los ojos de adulto se vea estresante, absurdo e irritante el mundo infantil.

Al no recordar que hacíamos de niñas es complicado comprender que todo tiene un porque, una motivación y un objetivo.

Los niños tienen necesidades, en la mayoría de las ocasiones diferentes a las de los adultos y nos cuesta identificarlas. Además, para cada niño esas necesidades son diferentes, un niño no es igual que otro niño. Si son similares pero no iguales, y eso es algo que cuesta comprender.

Sí quieres saber entender a tu hijo y que es exactamente lo que necesita sólo tienes que observarle con un poco de atención y con la mente despejada de prejuicios.

4 claves para observar y entender a tu hijo:

1. Necesitas tiempo para observar

Necesitas información, cuanta más mejor y la única forma de conseguirla es pasando tiempo con tu hijo con los ojos muy abiertos analizando el porqué de lo que hace y necesita, así aprenderás que le gusta, que le interesa, que le motiva en cada momento.

Se sentirá acompañado y valorado, será importante para tener una autoestima y un desarrollo sano y educado.

Además, estrecharás y reforzarás la relación con él ya que al interesarte por sus cosas se sentirá querido, comprendido y que él y sus cosas son importantes para ti.

2. Necesitas entender que todo lo que hace tiene un fin

Cada acción que hace tiene una motivación, no está dejado al azar o al capricho. Cada acción responde a un plan trazado en miles de años de evolución: su programa natural de aprendizaje.

Los niños, todos los niños sienten un impulso de exploración, investigación y experimentación. Es su forma de aprender y comprender las cosas que le rodean, quieren comprobar hasta donde llegan sus posibilidades y capacidades.

Quieren aprender, quieren saber cómo funcionan las cosas, quieren saber hasta dónde llegan sus posibilidades y capacidades, necesitan comprender y asimilar como funciona el mundo.

3. Necesitas entender que aprende con lo que hace

Su naturaleza les guía con el único objetivo de sobrevivir y para ello necesitan ser seres autónomos y capaces. Este objetivo vital es el fin último de todas sus acciones. No lo olvides.

Es necesario que aprendas a observar y entender que todo lo que hace y como lo hace tiene un objetivo.

4. Necesitas entender que disfruta con lo que hace

Y que eso es lo único que le importa, la naturaleza es muy sabia y sabe hacer las cosas muy bien y para que los seres humanos hagamos lo que debemos de hacer nos dota de una emoción: el placer.

Así la naturaleza se asegura que lo hacemos, se asegura que sobrevivimos. Nos dota de mecanismos que nos impulsan a jugar por el simple hecho del placer que proporciona, por esta razón los niños sienten un impulso irrefrenable de juego en todo momento y en cualquier lugar

Además, no cualquier juego les atrae. Juegan y experimentan exactamente lo que les hace aprender, lo que están preparados y capacitados para aprender.

Os pongo un ejemplo cuando un bebé aprende a coger algo con las manos y sobre todo si está en un lugar alto como la trona o el cochecito insistentemente lo lanza al suelo una y otra vez ¿que está aprendiendo con eso? a abrir y cerrar la mano de forma voluntaria, a perfeccionar la capacidad de seguir con la vista un objeto en movimiento desarrollar su capacidad espacial aprender cómo funciona la ley de la gravedad y un largo etcétera

Si en este caso somos capaces de entender el porque lo hace nos parecerá menos irritante tener que recoger una y otra vez cosas del suelo, veremos una utilidad y una razón.

 

Cristina Núñez

circulocristina

¿Qué significa acompañar a un niño en su aprendizaje y desarrollo?

Cuando hablamos de crianza utilizamos mucho la palabra acompañar al niño en su desarrollo, en sus aprendizajes en sus experiencias. Pero muchas veces no se concreta lo que significa la palabra acompañar, en cada situación puede significar cosas diferentes. Voy a explicaros que significa para mi la palabra acompañar, para ayudaros a clarificar y definir lo que es.

Acompañar es dar la seguridad necesaria a tu hijo, para experimentar cosas nuevas, para emprender nuevos retos, para que sienta la tranquilidad que nada malo le va a suceder.

Sentir seguridad para estar seguro de uno mismo.


Acompañar es dejar espacio para explorar, experimentar y decidir. 

Para que tome sus propias decisiones e indague es sus propias motivaciones.

Para que aprenda y descubra a su manera y a su ritmo el mundo que le rodea.

Para que tenga criterio propio y no sea un persona manipulable.

Para darle la oportunidad de aprender por él mismo.


Acompañar es confiar en sus posibilidades y capacidades.

Para que llegue a conocer sus capacidades, lo que quiere hacer, lo que le gusta hacer y lo que le hace feliz.

Para que se sienta capaz de lograr todo aquello que se proponga, sin juzgarle cuando se equivoque.


Acompañar es guiar sin dirigir.

Sin decir constantemente que, como y cuando tiene que hacer las cosas.

Dejando que tome la iniciativa, ayudando a que aprenda pero no haciéndolo por él. Permitiendo que se equivoque y vuelva a intentarlo.


Acompañar es interrumpir y corregir lo menos posible

Necesita espacio y tiempo para aprender, cada aprendizaje tiene un proceso y un tiempo.

Si le corregimos constantemente no será capaz de darse cuenta por él mismo y no sabrá hacerlo cuando no tenga alguien al lado para hacerlo por él. Crecerá siendo inseguro en su capacidad de hacer.


Acompañar es ser punto de referencia en la distancia

Que sepa que si hay una situación que no pueda resolver por el mismo, tú estarás ahí para echarle una mano.

Según vaya creciendo la distancia deberá ser mayor pero siempre debe saber que estarás ahí para cuando te necesite, de forma incondicional.


Acompañar es confiar en otros para que acompañen

El entorno social, familia, escuela, amigos… también son importantes en su desarrollo y aprendizaje.

Tenemos que confiar que no sólo nosotros podemos enseñarle cosas, debe aprender de todo su entorno social.


Acompañar es implicarse en sus juegos, actividades y aficiones

Respetando sus gustos y sus decisiones aunque sepamos que se puede o se va a equivocar.

Nosotros por experiencia sabemos más cosas, debemos dar la oportunidad de que lo aprenda por si mismo.


Acompañar es jugar con él y jugar con sus reglas

Pasar tiempo con tu hijo no es pasar tiempo junto a tu hijo, cada uno en una actividad diferente.

Recuerda la niña que fuiste y déjala que te ayude a estrechar la relación con tu hijo.

Si jugáis juntos debes amoldarte a sus reglas. Es su juego.


Acompañar es andar el camino que él elija, junto a él, respetando sus decisiones.

No podemos pretender que viva la vida que nosotros queremos, o hacer lo que nosotros no pudimos realizar.

Tu hijo es una persona diferente a ti, con gustos, intereses y sueños diferentes.

Ayúdale a que encuentre su camino, no le obligues a andar por el tuyo


Acompañar es no forzar aprendizajes, juzgar e infravalorar

No hay que obligarlo o castigarle por no hacer lo que se supone que tiene que hacer si no está preparado para ello.

No podemos etiquetarlo como inútil o tonto. Ni infravalorar sus pequeños logros o sus intentos por superarse aunque no se acerque al resultado adecuado. Todos necesitamos intentar varias veces hacer algo nuevo para controlar y lograr buenos resultados.


Acompañar es poner límites

Dar libertad y oportunidad de explorar y aprender no significa que pueda hacer lo que quiera cuando quiera.

Tiene que aprender a respetar a los demás, al entorno y a él mismo.

Es importante tener claros los límites para ti y para él


Espero haberte clarificado un poco lo que significa la palabra acompañar en algo tan complicado como la crianza de un hijo.

Cristina Núñez

circulocristina

Hacer tribu para criar

Y para aprender a criar también se necesita, yo diría que es indispensable.

Es necesario crear una red de apoyo, aunque sea en la distancia para conectar con personas afines y obtener ayuda en la crianza de los hijos.

Antes de existir internet se buscaban personas de la misma ciudad, que estuvieran en nuestra misma situación para aprender, intercambiar ideas y experiencias.

Solían ser grupos reducidos ya que encontrar personas con los mismos objetivos, inquietudes con las que conectar no es fácil.

Gracias a las redes sociales es más sencillo y efectivo conocer personas dispuestas a acompañarte en la crianza.

Además el efecto se multiplica, al tener la oportunidad de conocer a personas a través de otras personas, creando una gran tribu virtual.

Eso mismo nos ha ocurrido con la familia de la Pedagogía Blanca, en sus cursos, formaciones, foros y grupos conectas con personas que a su vez te facilitan conocer a otras multiplicando el efecto.

Si que es cierto que lo ideal es poder conocer, hablar y relacionarse de tu a tu, en persona donde las relaciones se vuelven más estrechas y especiales.

Pero dado que esas oportunidades son escasas tenemos que recurrir al mundo virtual para encontrar comprensión, formación y acompañamiento.

Siempre digo que Renovatio es hija de la Pedagogía Blanca y gracias a ella hemos encontrado a grandes profesionales y expertos que muchas ocasiones se convierten en amigos y compañeros de viaje.

Para poder compartir nuestra tribu contigo y que tú también puedas ampliar tu círculo hemos estamos preparando un EVENTO ONLINE GRATUITO  con más de 25 expertos en distintas disciplinas de la crianza respetuosa que nos aportarán sus conocimientos y experiencias.

Si quieres conocer a los expertos que nos acompañarán en las jornadas pincha en la imagen y si quieres suscribirte para recibir toda la información y todos los detalles pincha aquí

Cristina Núñez

circulocristina

Como ser efectivo al implantar una nueva rutina

Tu hijo crece día a día y con su desarrollo y madurez cambian sus necesidades y por lo tanto se hace imprescindible ajustar nuestras actividades diarias para dar a tu hijo lo que necesita en cada momento.

Es evidente que las necesidades de un bebe no son las mismas que las de un niño de 2 años. Cada salto evolutivo suele ser una fuente de conflictos y un estrés para las familias, ya que lo que antes funcionaba a la perfección, de un día para otro, ya no es efectivo.

Muchas veces no sabemos qué o como adaptarnos a las nuevas circunstancias para que todo vuelva a ir rodado.

Hoy queremos darte algunas indicaciones para que logres introducir cambios, logrando los objetivos que te hayas marcado.

1 NO PONGAS TODO PATAS ARRIBA

Introducir cambios en una rutina o en la vida en general, sea de un adulto o de un niño tiene un coste.

Si el coste es muy alto porque hay muchas cosas nuevas que hay que hacer de forma consciente, supone un gran esfuerzo e inconscientemente nos bloqueamos y nos resistimos a esos cambios, con lo que tenemos muchas probabilidades de fracasar.

Los cambios hay que introducirlos de poco en poco, mejor de uno en uno si es posible. Observando y evaluando si son positivos y si funcionan. Ajustándolos o cambiándolos si no funcionan.

2. PERDONA Y PERDÓNATE LOS ERRORES

Por la educación que hemos recibido, en general, tendemos a resaltar y dar importancia sólo a los errores que se comete, pasando por alto todos los logros obtenidos.

Es muy importante que seas consciente de los aciertos y logros , por pequeños que sean. Incluso el intento de hacer las cosas debe ser valorado.

No quedarse anclada en los errores  que cometes o que comete tu hij@ es indispensable para que os sintáis validos y capaces.

Tu hij@ debe sentir que es capaz, que sienta que confías en él y para ello primero tienes que perdonarte y perdonar los despistes y errores,  nadie es perfecto!!! NADIE!!!

3. BUSCA LA FORMA DE SER PERSEVERANTE

Este es el secreto para introducir de forma satisfactoria cambios en la rutina diaria.

Tienes que encontrar la forma de recordaros y motivaros en cada cosa nueva que tenéis que hacer.

Tienes que encontrar vuestro método particular y especial, el que os funcione a vosotros, el que os guste y os motive.

 

Cristina Núñez

circulocristina

 

 

Las rutinas y la autorregulación

¿Qué cosas debe autorregular mi hijo por si solo? ¿Qué beneficios aportan los hábitos y las rutinas a la autorregulación de mi hijo? ¿lo estoy haciendo de forma adecuada? En este post voy a ayudarte a dar respuesta a estas preguntas.

Lo primero que hay que tener claro que es la autorregulación, según la definición de la psicóloga  Mónica Serrano, a la que os animo a conocer a través de su web o el grupo que ha creado en facebook.

Autorregulación:  Capacidad del individuo para modificar sus comportamientos y actitudes con el objetivo de cambiar las circunstancias que le rodean para cubrir sus necesidades.

Esta capacidad es innata en el niño si bien es cierto que se tiene que ir desarrollando para lograr la independencia del entorno que le rodea, en la primera infancia necesita que esa autorregulación sea acompañada que no significa que sea dirigida desde fuera.

help-1468281_1920

 ¿Qué cosas debe autorregular mi hijo por si solo?

Es muy importante que el niño perciba que a través de sus comportamientos (lloros, negaciones, peticiones…) que tiene capacidad de hacer que otros cubran las necesidades que por sí solo no puede, que es capaz de obtener una respuesta por parte de su entorno, que tiene capacidad para modificarlo.

Las necesidades básicas (Alimentación, sueño, control de esfínteres, destete…) se autorregulan solas, es un error intentar controlar y regular desde fuera esas funciones, ya que acarrea consecuencias en la personalidad del niño.

Aprende que él no tiene el control de su propio cuerpo, de comportamientos externos, ni del entorno que le rodea. Que son otros los que deciden cuando tiene hambre, frío o sueño o como debe comportarse o que debe sentir.

Y la consecuencia a largo plazo es que lo que le ocurre en su vida no está bajo su control sino que es controlado por los demás.

Este aprendizaje implica que no tomará iniciativa, que no se sentirá motivado para actuar, ya que percibe que haga lo que haga, no tiene capacidad para cambiar o conseguir nada.

children-531282_1920

¿Qué beneficios aportan los hábitos y las rutinas a la autorregulación de mi hijo?

Los hábitos y las rutinas son beneficiosos para la autorregulación siempre y cuando se escuche al niño en sus necesidades y se tenga en cuenta su opinión.

Siempre y cuando su participación y opinión sean más activos según vaya  creciendo  y adquiriendo las habilidades y los conocimientos necesarios para saber qué necesita.

Tener rutinas ayuda al niño a aprender que es lo que necesita, aprende a escuchar a su cuerpo (necesidades fisiológicas), a escucharse a sí mismo (emociones)

A través de las rutinas conseguirás que tu hijo esté más automotivado consiguiendo que sea más activo para mejorar su entorno, es decir más implicado en las actividades que le competen.

También conseguirás que se sienta capaz para conseguir sus objetivos, capaz de tomar decisiones y atreverse a llevarlas a cabo.

Se sentirá responsable de sus acciones y de las consecuencias que acarreen. Adquirirá un papel activo en la organización y desarrollo de sus propios hábitos, siendo capaz de responsabilizarse de sus cosas, no delegando esta tarea a los demás.

child-1463913_1280

¿lo estoy haciendo de forma adecuada?

Esta es la pregunta que todos nos hacemos o nos hemos hecho en algún momento, es una pregunta a la que sólo puedes contestar tú. Saca tus propias conclusiones después de responder a estas 3 preguntas:

¿Atiendo las necesidades básicas de mi hijo cuando así lo demanda?

¿quién marca los ritmos?

¿tengo en cuenta su opinión y sus negativas?

hand-1137984_1920

Cristina Núñez

circulocristina

tu también puedes tener niñ@s organizad@s

Muchas veces nos ponemos excusas para no cambiar nuestras rutinas y nuestra forma de vivir: “No voy a ser capaz” “llevo demasiado tiempo haciendo lo mismo” “no me voy a adaptar” “no voy a lograrlo” “no va a servir para nada”…

¿A que te suenan? Todos estos argumentos nos sirven para autoconvencernos de que la decisión, de no tomar nuevos retos, es lo mejor. Aunque de forma racional sabemos que no es así.

Nuestro cerebro nos convence, nos motiva y nos recompensa para no cambiar, él funciona bien así y los cambios gastan mucha energía.

El cerebro se resiste a los cambios con todas sus las herramientas a su alcance y por eso es tan complicado y hace falta mucha fuerza de voluntad para cambiar hábitos poco beneficiosos.

La buena noticia es que el cerebro tiene una característica muy importante: LA PLASTICIDAD. El cerebro puede cambiar, puede aprender independientemente de la edad que tengamos. Puede reescribir sus conexiones y generar nuevos hábitos.

Hay muchos ejemplos de personas que han logrado sus metas incluso cuando son ancianas. Hace poco saltaba la noticia de una mujer de 94 años que se licenciaba en química 75 años después de empezar la carrera.

Si Fernanda pudo lograr su objetivo, ¿por qué tú no?

Estoy segura que tienes la capacidad aunque no lo sepas o no lo creas, quizá te falten las herramientas adecuadas, pero estas se pueden conseguir.

Lo más importante para lograr los objetivos que te propongas es comenzar con actitud positiva y convencida que lo vas a conseguir.

También es importante que seas realista y que estés preparada para afrontar las dificultades que se presentarán, porque se presentarán en el 99.9 % de los casos.

Respecto a los cambios que estén relacionados con tus hijos, tu actitud y tu confianza en que lo lograrán, en que lo lograreis juntos es indispensable.

Una vez estés convencida de que vas a emprender un proceso del que terminarás victoriosa, es necesario que reflexiones sobre que es lo que necesitas para lograrlo, que recursos necesitarás y donde encontrarlos si aún no los tienes.

Si te hallas en ese punto: Quieres cambiar tu forma de criar, o de organizarte, o de enseñar a tus hijos a ser organizados, pero no sabes como hacerlo, en RENOVATIO queremos y podemos ayudarte.

Cristina Núñez

circulocristina

3 cosas que ayudarán a tu hijo en su actividad más importante

El juego tiene que ser una actividad placentera

Jugar es cosa de niños y con esta afirmación muchas veces tenemos la impresión que es algo banal, algo que los niños hacen porque sí, sin entender ni profundizar en la importancia que tiene para su aprendizaje y desarrollo.

Ellos lo sienten como una necesidad , como un impulso irresistible que muchas veces desde nuestra perspectiva de adulto no entendemos o nos viene mal que el niño juegue con todo y en todo momento

Y además, para que el juego cubra la necesidad de tu hijo y cumpla con su objetivo de que aprenda debe ser una actividad placentera para que sea efectivo en su función

Pintarse la cara es divertido... a vecesPintarse la cara es divertido… a veces

Está demostrado científicamente que todo lo que nos gusta, nos apasiona, nos emociona y/o nos divierte lo aprendemos antes, más y mejor.

El juego es la mayor y la mejor herramienta que tiene un niño para aprender como funciona el mundo, yo me atrevería a decir que la única, como nos relacionamos con personas, animales y cosas, que le gusta y que no, que es capaz de hacer, que esta preparado para aprender, hasta donde puede llegar…

El mundo adulto tenemos la obligación de facilitar que el juego sea una actividad placentera de la que el niño pueda sacar el mayor rendimiento posible.

A continuación te muestro 3 cosas que tienes que tener en cuenta para ayudar a tu hijo en su actividad más importante: JUGAR

1. EL LUGAR DEBE SER VARIADO

Sin bien es cierto que los niños juegan en cualquier lugar y cualquier lugar es susceptible de convertirse en un lugar de juego, ya sea el banco, el supermercado o cualquier sitio en el que se encuentre y que no siempre nos viene bien.

El sitio debe ser variado. En casa y  los lugares que frecuente deben ser los máximos posibles. Debemos facilitar diferentes escenarios donde tu hijo pueda jugar, interactuar ayudando a su desarrollo psicomotor, cognitivo y social.

El espacio debe ser adecuado. Con mobiliario y un espacio adecuado facilitaremos mucho su desarrollo. Los niños sobre todo juegan en casa ¿cómo puedes ayudarle a que su espacio de juego sea más adecuado a sus necesidades?

Si llevas a tu hijo a un lugar donde no se puede o no se debe jugar, el juego se convertirá en conflicto y acarreará más problemas que beneficios.

Ejemplos de lugares cotidianos donde se debe y se tiene que jugar.

2. EL LUGAR DEBE SER AGRADABLE Y ATRACTIVO

Los colores, los materiales, la distribución de los mismos debe invitar más si cabe a tocar, a manejar, a interactuar con ellos (veo, siento, actuo)

Un espacio ordenado y preparado al gusto de tu hijo será beneficioso

messy-room

3.EL LUGAR DEBE SER OPERATIVO

El espacio debe facilitar la interacción. Para jugar hay que coger, poner, quitar, cambiar de lugar, apilar, unir, golpear, esparcir… Los juegos, juguetes y materiales deben estar accesibles, ordenados e identificados o a la vista del niño y adecuados para su función: experimentar con ellos.

organizar-juguetes-comoda-830x400

Sobre cómo deben ser los espacios de juego, sobre todo en Navidad, hablaremos con más detenimiento y profundidad en el seminario:

Cristina Núñez

circulocristina

Los 3 primeros pasos para tener niñ@s organizad@s

Todos queremos que nuestros hijos sean personas responsables y organizadas, sabemos que es necesario que aprendan de pequeños a serlo para cuando sean adultos.

Muchas veces sabemos que queremos conseguir, tener niños organizados, pero no sabemos por donde empezar.

Te muestro los tres primeros pasos, hay muchos más,  para conseguir que tu hijo se convierta en una persona ordenada independiente y eficaz en lo que hace.

PASO 1. CONFÍA EN ÉL.

Lo primero que tienes que tener claro cuando quieras que tu hijo aprenda algo nuevo es que es capaz de lograrlo, debes confiar en su capacidad de aprender.

Los niños tienen gran talento para aprender, en realidad no saben hacer otra cosa. Pero su forma de pensar, sentir y actuar se verá altamente influenciada por lo que vean de ellos mismos reflejado en los demás, en este caso tú.

Si tu predisposición, al empezar, es positiva y optimista hay muchas más posibilidades de éxito. Tu forma de hablar, de interactuar con él será diferente si confías en que lo logrará, en que juntos lo lograreis.

Haiti 2013 1005 copy

PASO 2. ORGANÍZATE TÚ PRIMERO

Si quieres tener un hijo organizado debe vivir en un entorno donde el orden se respire en el ambiente. Debe interiorizarlo como algo natural.

Los niños aprenden lo que ven, aprenden con el ejemplo. Si no recoges la ropa sucia después de la ducha es muy difícil que tu hijo lo haga sin que se cree un conflicto. Pero si te ve hacerlo todos los días aprenderá que es lo que hay que hacer cuando uno acaba de bañarse de forma natural.

003 copy-1186836203

PASO 3. TEN CLAROS TUS OBJETIVOS

¿Qué es ser una persona organizada? ¿Qué necesitas tu, en particular, para sentir que tu vida y tu casa están organizadas?

Antes de pasar a la acción debes invertir un tiempo en tener claro que quieres conseguir, donde quieres llegar, donde quieres que tu hijo llegue.242 copy (1)

Como te he dicho al principio estos son los primeros pasos para lograr tener una vida ordenada y unos hijos organizados.

 

Hay muchos más para lograr tus objetivos, no es difícil lograrlo si sabes como, si estás motivada, si sabes realmente donde quieres llegar, si tienes personas a tu alrededor que te ayudan en esta tarea y te apoyan.

 

Cristina Núñez

circulocristina

Vísteme despacio que tengo prisa

“Vísteme despacio que tengo prisa” dice siempre mi madre cuando hay poco tiempo y muchas cosas que hacer.

Cuando intentamos hacer las cosas rápido cometemos errores o surgen imprevistos que no tenemos tiempo de afrontar, nos frustramos porque “no llegamos” y eso nos altera.

Cada cosa tiene su ritmo, su tiempo, su proceso. No podemos pretender que la lavadora termine antes, si adelantamos el programa por que no nos da tiempo a tender antes de salir de casa, seguramente no obtengamos ropa limpia.   Y tengamos que volver a lavar. ¿Hemos ganado tiempo? ¿el resultado ha sido bueno?

Y además la lavadora sufre porque tiene que hacer doble trabajo. Sé que eres inteligente y que has entendido que la lavadora es una metáfora de como funciona un niño.

Cada niño viene con su programa de lavado (aprendizaje) y al igual que las lavadoras hay que saber cual son las instrucciones de uso.

skateboard-331751_1920

El problema está que en el paritorio no te dan un libro de como y cuando hacer las cosas con el bebe que acaba de llegar.

Tenemos que aprender a observar y a interpretar las señales que nos manda el niño para criarle de forma adecuada.

También podemos informarnos y formarnos para esta labor, no siempre gratificante, para llegar a nuestras propias conclusiones que cual es la mejor forma de criar a nuestros cachorros.

Dependiendo de la marca y modelo de cada lavadora, ésta funciona de una manera u otra. No lo podemos cambiar, viene así de fábrica. Lo que si podemos hacer es usarla de forma adecuada, utilizar un buen detergente y suavizante para que el resultado sea mejor.

Si entendemos que los niños tienen un ritmo de desarrollo y un modo de aprender (particular en cada caso) podremos ayudarles a convertirse en adultos independientes, capaces y felices. Disfrutando del proceso y viviéndolo desde nuestra propia felicidad.

Estamos preparando un seminario donde te hablaremos de este tema y te daremos herramientas para lograr que tus hijos se conviertan en adultos sanos y que tu no pierdas “la cordura” en el proceso.

Te recomiendo que estés atento/a al boletín de Renovatio donde recibirás más información al respecto.

Si aún no lo recibes, puedes inscribirte aquí

Cristina Núñez

untitled

Una importante decisión

Después de la llegada de un bebe a la familia uno de los momentos más importantes y angustiosos, para algunos papás y mamás, es elegir como, donde y con quien dejar al bebe cuando acabe el permiso de maternidad y/o paternidad.

Primeramente hay que pensar en el “formato” que vamos a utilizar o tenemos posibilidad de usar: dejarlo a cargo de un familiar (normalmente los abuelos), contratar a una persona para que lo cuide y atienda en casa, llevarlo a una escuela infantil…

  options-396266_1920

Después de pensar en las ventajas, desventajas y posibilidades de cada opción, lo conveniente o no para nuestra situación en particular, después de pensar y pensar y de hacernos muchas preguntas llega el momento de tomar una decisión.

¿Será la correcta? ¿será la adecuada? ¿he tenido en cuenta todas las posibilidades?¿Será lo mejor para mi bebé?

Asaltan cientos de dudas e incertidumbres, responder a una duda genera más preguntas y cuestiones a tener en cuenta.

 

Por ese motivo preparamos un webinar gratuito que puedes ver en aquí.

 

 

 

Cristina Núñez

untitled