¿Quién bien te quiere te hará llorar?

¿Cuantas veces como madres o padres hacemos cosas que no nos gustan “ por su bien”.?

Está claro clarísimo que por su bien no les vas a dejar que se beban un bote de lejía, o que crucen la calle solos, por supuesto en estos casos su bien es lo primero.

Pero más allá de los casos en los que nuestro deber y obligación es preservar su integridad física, debemos de tener mucho

 cuidado con;

“anteponer su bien a ellos mismos”,

me explico.

 

Cuantas veces hemos oído, “quien bien te quiere te hará llorar “ y nos hemos amparado en esta frase para darle un cachete, un manotazo o una colleja, para agarrarlos del brazo y llevarlos a la fuerza a su habitación, para gritarles ….porque consideramos que están teniendo un mal comportamiento y debemos enseñarles maneras.

Yo sé que como padres muchas veces perdemos la paciencia, pero ¿te imaginas a que esos mismos comportamientos que te acabo de describir se los vieras hacer al novio de tu hija con ella? Si le diera un cachete cuando dijera algo que a el no le gustara, que la agarrara del brazo a la fuerza para salir de una tienda, que la mandara a su habitación, o que le gritara por cualquier motivo que a él le pareciera bien.

Estaría claro que le está faltando al respeto.
Pero con los niños todos estos comportamientos son aceptados.

O simplemente imagínate que es tu hijo quien hace todas esas cosas.

Yo me sigo preguntando por qué se supone que son aceptables socialmente ( aunque la legislación lo prohíbe) este tipo de conductas hacia los niños. Cuando todos sabemos que ellos no aprenden de lo que se les dice, sino de lo que ven y sienten.

Quiéreme más a mí, que a mi bien

 

Hace muchos siglos, se podía hasta torturar a los esclavos, tan solo en el siglo pasado, el hombre era prácticamente el propietario de su mujer. Hoy por hoy a nadie se le ocurriría que en el siglo XXI algo así sea aceptado, pero para eso ha habido guerras para abolir la esclavitud, movimientos a favor de los derechos de las mujeres… Pero los niños no tienen quien los defienda si no somos los propios padres quienes nos concienciamos de que:

se merecen el mismo respeto o más que un adulto, 

porque su personalidad se está forjando,

y porque no pueden defenderse por ellos mismos.

 

Por favor la próxima vez que estés tendad@ a realizar un acto violento contra tu hij@, ya sea un cachete, un bofetón, un agarre , o un grito ,

piensa que le estás dando el ejemplo a seguir a tu hijo,

 

que en un futuro puede pensar que puede hacer lo mismo con otras personas, o que le estas enseñando a tu hija, que si alguien de verdad la quiere ( los padres los queremos) puede hacerle daño en base a cualquier idea ,” o por su propio bien”.

Desde luego no quiero que mis hijas sientan eso .

Si te ha gustado por favor comparte. Gracias!!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *