¿Qué es autoritarismo?

Esa pregunta ronda en la cabeza de muchos padres y educadores, sobre todos al hablar de libertad y normas. Es un concepto abstracto y sobre todo subjetivo.

En una misma situación de la vida en general y con un niño en particular a cada persona que preguntes te dará una visión y una opinión diferente, la realidad es percibida y procesada por cada individuo de forma diferente y en muchos momentos contrapuesta.

Por esta razón la pregunta: ¿En que punto el papel del adulto pasa la barrera del autoritarismo? pues recibir muchas respuestas, tantas como a personas preguntes.

La única persona que puede dar la respuesta y de la que te podrás fiar 100% es tu misma. Tienes que llegar a tus propias conclusiones desde tus planteamientos, esquemas, opiniones y emociones.

Si bien es cierto que para formarte una opinión necesitas recopilar información, leer, escuchar diferentes opiniones y después de procesar todos los datos llegar a tus propias conclusiones.

Así que ahí va mi respuesta, desde mi visión personal y particular de la crianza para ayudarte con el proceso:

El adulto es un igual que un niño, no hay nadie superior ni inferior. Lo que si son diferentes son las capacidades, habilidades, experiencias y procesos mentales.

El adulto no es la autoridad es el responsable. Palabras que calan en el subconsciente de forma muy diferente. Autoridad se graba como sinónimo de poderoso y superior. En cambio la palabra responsable se graba con el significado de que ser una persona con obligaciones, que tiene que cuidar y proteger, que tiene a algo o alguien a su cargo.

El adulto es responsable de la supervivencia y crianza de un niño, debe cubrir sus necesidades vitales, emocionales y de aprendizaje.

El adulto es responsable de proporcionar el escenario y las herramientas necesarias para que el niño llegue a ser un adulto capaz, independiente y feliz.

Debe propiciar un entorno seguro para que el niño se desarrolle y aprenda en optimas condiciones.

Para mí, la definición de autoritarismo es imponer por la fuerza, el chantaje, la manipulación o el miedo, usando una posición de superioridad, algo que el niño no puede hacer o no está preparado para hacer.

Ser autoritario no es utilizar necesariamente la violencia física o verbal, ser autoritario es no tener en cuenta su opinión, gustos, intereses y capacidades.

Ser autoritario es tratar al niño peor que a otro adulto o a nosotros mismos. Ser autoritario es ejercer de jefe y no de lider.

Ser autoritario es no dar la suficiente libertad para explorar, investigar, llegar a sus propias conclusiones para aprender y desarrollarse.

Ser autoritario es no tener la capacidad ni la intención de ponerse en el lugar del otro.

Ser autoritario es pensar que siempre se tiene razón y que nunca se equivocano pedir perdón cuando sabemos que nos hemos equivocado, es no explicar la razón de las cosas y utilizar la frase: porque lo digo yo, porque soy tu madre, porque soy tu padre… y similares.

Ser autoritario es imponer lo que el niño tiene que aprender diciendo el donde, cuando y como.

Ser autoritario es utilizar trucos y recursos que tengamos a nuestro alcance con el fin de manipular para imponer nuestras necesidades o criterio.

Ser autoritario es sólo dar por válido o valioso lo que pensamos o sentimos sin valorar al otro.

PUNTUALIZACIÓN:
Poner límites y normas de forma respetuosa no es ser autoritario, es necesario e imprescindible para que el buen desarrollo y crecimiento de los niños. Es muy fácil traspasar la delgada linea de la permisividad.

 

Aquí puedes ver el vídeo en el que hablamos sobre autoritarismo en el hogar

 

 

Si quieres profundizar en este y otros temas puedes hacerlo con nuestro acompañamiento en nuestro grupo de facebook: Niñ@s organizad@s 

Además puedes ya adquirir en papel el libro; Crianza respetuosa en la práctica que te ayudará a profundizar y reflexionar en la crianza de tus hijos

Cristina Núñez

circulocristina

Deja un comentario