Prevenir mejor que curar

Ya lo decía mi madre: “hombre precavido vale por dos” y en cuestiones de Educación yo creo que vale por cuatro o cinco.

post 1.2

Anticiparse es una de las claves para evitar situaciones conflictivas o incomodas. El conflicto es parte de las relaciones humanas y muchas veces es inevitable. Tenemos que ver este tipo de situaciones como oportunidades de aprendizaje.

Los niños están aprendiendo a vivir en grupo, a relacionarse, a comunicarse, a exteriorizar sentimientos y opiniones. Aprenden ensayando, probando y muchas veces no tienen la capacidad de gestionar situaciones en las que no se sienten bien o no saben expresar lo que necesitan o lo que quieren.

Son muchas las situaciones en las que sabemos que un niño va a reaccionar mal o de forma poco adecuada y creo que una buena herramienta es prevenirlas todo lo que podamos.

Estoy segura que habrá muchas situaciones que identificáis como conflictivas, nadie conoce mejor a vuestros hijos o alumnos, aún así os daré algún ejemplo.

Tarda mucho en vestirse por la mañana y se crea una situación de conflicto para no llegar tarde al cole.

Anticípate: Levántele  10 minutos antes para que haya tiempo suficiente y el ambiente sea más relajado. O busca la forma de que lo haga como un juego o con tu ayuda.

Hacer la compra por la tarde y por estar cansado y aburrido te monta un pollo en el supermercado.

Anticípate: Intenta ir a hacer la compra sin el niño, o llévale un juguete para que no se aburra.

Quiere coger el jarrón de porcelana china que tienes en el salón. Los niños son curiosos y quieren aprender y algo que no han “estudiado” nunca y además es algo prohibido ejerce una gran atracción.

Anticípate: Puedes plantearte dos opciones: dejar que lo vea y lo toque bajo tu supervisión para que calme su curiosidad o simplemente que el jarrón desaparezca de la vista y cuando sea más grande podrás sacarlo sin peligro para su integridad.

No quiere irse del parque cuando es la hora. Que no te dejen continuar con una actividad que te divierte y entretiene no es agradable para nadie.

Anticípate: Vete avisando que en un rato os vais, aunque no tenga cogido el concepto del tiempo o de las manecillas del reloj, explícaselo.


Estos sólo son 4 ejemplos “tontos” pero reales. Estoy segura que puedes identificar 100 situaciones que pueden crear conflicto.

Por último en cada situación que pueda crear conflicto o no, explícale cuales son las razones para no dejar hacer tal cosa o por qué hay que ir a tal sitio. Explícale que tenéis que iros del parque por qué es hora de bañarse y cenar. Explícale por qué tiene que vestirse un poco más rápido por la mañana.

Háblale adaptando la explicación a su edad, ponte a su altura, dale explicaciones y razones reales. Aunque le veas muy pequeño, entienden más de lo que creemos.

¿Quieres compartir con nosotras que situaciones de conflicto has vivido y de qué forma se podrían anticipar?

Equipo RENOVATIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *