Mamá si no te cuidas, no me podrás cuidar.

Seguro que más de una vez has sentido que no puedes más. Que sabes que tienes que tener paciencia… que sabes toda la teoría… pero que no puedes dar más de sí.

Lo hemos sentido todas, y lo seguimos sintiendo, tranquila no eres la única.

 

Los niños…, atender sus necesidades, hacer de interprete, sobre todo cuando son pequeñitos porque no saben expresar que es lo que necesitan… todo ello sumado a las tareas infinitas del hogar, más el trabajo quizás…

Es tan larga nuestra lista de tareas, y tan poco el tiempo del que disponemos, que la mayoría de las veces vamos dejando nuestras cosas, nuestro bienestar para el final… y al final nunca queda tiempo.

Así que nuestras pilas se van agotando ... a menos que nosotras mismas las llenemos .

Ya… ¿pero cuándo ? te preguntarás.

 

Por mucho que queramos nosotras no podemos ser adivinas de en qué momento podrás buscar un hueco para ti, para tus gustos, tus intereses, para darte un capricho… y también para practicar algo de ejercicio o prepárate uno de los batidos verdes de Gala .

Solo tú puedes contestar a esa pregunta.

Lo que sí podemos asegurarte es que necesitas recargar energías.

Porque si no lo haces, no podrás encontrar ni las toneladas de paciencia que hacen falta para acompañar a tus hijos, ni la fuerza de voluntad suficiente para vencer de una vez ( por ahora ) a esa cordillera de ropa por planchar, ni tampoco tendrás fuerzas para … jugar al escondite o al pilla pilla mientras te ríes a carcajadas con tus peques.

Queremos que te quedes con este simple ejemplo:

Imagínate que eres un repartidor de paquetería , con mil pedidos por repartir, con el tiempo siempre en su contra, y que … te quedas sin gasolina:

  • Puedes optar por pensar que no pasa nada, que te dará tiempo a repartir unos paquetes más antes de que se consuma la reserva y así poder ponerte al día.
  • O puedes tomarte un tiempo para ir a repostar , aun sabiendo que todo lo demás se retrasará un poco.

Sabes de sobra cual es la mejor de las opciones: parar y repostar.

Esperamos que el símil te sirva de recuerdo cada vez que veas el índice de gasolina de tu coche, y te preguntes ¿como llevas tú tus niveles de energía.? No puedes dar lo que no tienes

Y tus hijos te necesitan llenos de vitalidad.!!

Cuídate , y recuerda que además les estarás enseñando a ellos a cuidarse, ¿ y que madre no quiere que sus hijos se cuiden?

Si te ha gustado por favor comparte.
Gracias !!

 

 

2 thoughts on “Mamá si no te cuidas, no me podrás cuidar.

  1. Justamente le estaba dando vueltas a esto hoy porque realmente me siento agotada y no encuentro la forma de recargarme pero sé que es importante porque noto que no le doy todo lo que necesita mi bebé ni puedo disfrutar de él como me gustaría.

    1. Cuando los niños son muy pequeños es inevitable pasar un poco de sueño, pero puedes aprovechar cuando duerme para dormir también tu. También es el momento de priorizar ( tu bebé y tu) y de buscar ayuda. Solo será un tiempo pero es importante delegar algunas tareas porque no se puede llegar a todo, y un bebé necesita mucha energía, y necesita a mamá las 24 horas del día. Busca cosas que podáis hacer juntos y además te recarguen. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *