Las rutinas y la autorregulación

¿Qué cosas debe autorregular mi hijo por si solo? ¿Qué beneficios aportan los hábitos y las rutinas a la autorregulación de mi hijo? ¿lo estoy haciendo de forma adecuada? En este post voy a ayudarte a dar respuesta a estas preguntas.

Lo primero que hay que tener claro que es la autorregulación, según la definición de la psicóloga  Mónica Serrano, a la que os animo a conocer a través de su web o el grupo que ha creado en facebook.

Autorregulación:  Capacidad del individuo para modificar sus comportamientos y actitudes con el objetivo de cambiar las circunstancias que le rodean para cubrir sus necesidades.

Esta capacidad es innata en el niño si bien es cierto que se tiene que ir desarrollando para lograr la independencia del entorno que le rodea, en la primera infancia necesita que esa autorregulación sea acompañada que no significa que sea dirigida desde fuera.

help-1468281_1920

 ¿Qué cosas debe autorregular mi hijo por si solo?

Es muy importante que el niño perciba que a través de sus comportamientos (lloros, negaciones, peticiones…) que tiene capacidad de hacer que otros cubran las necesidades que por sí solo no puede, que es capaz de obtener una respuesta por parte de su entorno, que tiene capacidad para modificarlo.

Las necesidades básicas (Alimentación, sueño, control de esfínteres, destete…) se autorregulan solas, es un error intentar controlar y regular desde fuera esas funciones, ya que acarrea consecuencias en la personalidad del niño.

Aprende que él no tiene el control de su propio cuerpo, de comportamientos externos, ni del entorno que le rodea. Que son otros los que deciden cuando tiene hambre, frío o sueño o como debe comportarse o que debe sentir.

Y la consecuencia a largo plazo es que lo que le ocurre en su vida no está bajo su control sino que es controlado por los demás.

Este aprendizaje implica que no tomará iniciativa, que no se sentirá motivado para actuar, ya que percibe que haga lo que haga, no tiene capacidad para cambiar o conseguir nada.

children-531282_1920

¿Qué beneficios aportan los hábitos y las rutinas a la autorregulación de mi hijo?

Los hábitos y las rutinas son beneficiosos para la autorregulación siempre y cuando se escuche al niño en sus necesidades y se tenga en cuenta su opinión.

Siempre y cuando su participación y opinión sean más activos según vaya  creciendo  y adquiriendo las habilidades y los conocimientos necesarios para saber qué necesita.

Tener rutinas ayuda al niño a aprender que es lo que necesita, aprende a escuchar a su cuerpo (necesidades fisiológicas), a escucharse a sí mismo (emociones)

A través de las rutinas conseguirás que tu hijo esté más automotivado consiguiendo que sea más activo para mejorar su entorno, es decir más implicado en las actividades que le competen.

También conseguirás que se sienta capaz para conseguir sus objetivos, capaz de tomar decisiones y atreverse a llevarlas a cabo.

Se sentirá responsable de sus acciones y de las consecuencias que acarreen. Adquirirá un papel activo en la organización y desarrollo de sus propios hábitos, siendo capaz de responsabilizarse de sus cosas, no delegando esta tarea a los demás.

child-1463913_1280

¿lo estoy haciendo de forma adecuada?

Esta es la pregunta que todos nos hacemos o nos hemos hecho en algún momento, es una pregunta a la que sólo puedes contestar tú. Saca tus propias conclusiones después de responder a estas 3 preguntas:

¿Atiendo las necesidades básicas de mi hijo cuando así lo demanda?

¿quién marca los ritmos?

¿tengo en cuenta su opinión y sus negativas?

hand-1137984_1920

Estás son algunas de las cuestiones que trabajaremos y aprenderás a responderte en la Formación Niñ@s Organizad@s, pincha en la imagen para saber más sobre este curso y la oferta a la que puedes acceder ahora mismo:

Cristina Núñez

circulocristina

2 thoughts on “Las rutinas y la autorregulación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *