5 cosas que no enseñan los castigos

5 cosas que no enseñan los castigos

Hoy quiero hablarte de por qué  hemos dejado de castigar  y de las ventajas que esto nos ha reportado.

Hace tiempo que nos  dimos cuenta de que el mundo de la maternidad era mucho más complicado de lo que creíamos y en nuestras manos cayeron los famosos libros de supernanny con su silla de pensar, tiempo fuera y demás ( seguro que los conoces).

Entiendo que muchas veces los padres nos veamos tentados a utilizar nuestra posición de poder ante nuestros hijos, y de hecho es inevitable hacerlo muchas veces, por mucho que tu hijo quiera, no le vas a dejar jugar con cerillas bajo ningún concepto .

Por suerte y gracias a innumerables lecturas, cursos y aprendizaje diario,  hemos aprendido que los castigos no son la mejor forma de conseguir el  principal objetivo, que no es otro que asegurarnos de que los niños crezcan seguros de si mismos, sin miedos aprendidos en la infancia y demostrándoles que “la palabra” es la mejor de las herramientas para conseguir sus objetivos.

Los castigos no enseñan a :

 

1- Que los actos tienen consecuencias ( lógicas y estas nada tienen que ver con el castigo)

La consecuencia natural no es un castigo, no es quedarse sin tele por no acabarse el plato, o no salir a jugar por pegarle al hermano, La consecuencia natural es que si no come pasará hambre, y si le pega al hermano este se enfadará y todos estaremos más tristes.

Enseñar que los actos tienen consecuencias que deberán experimentar, nos permitirá en un futuro, cuando ya no estén bajo nuestra tutela continua , saber que los niños serán  responsables de sus actos, porque saben lo que viene después, bueno o malo.

El tema de las consecuencias es muy delicado y lo trataremos más despacio en futuros post, puesto que a veces se pueden confundir con castigos encubiertos.

 2- A no penalizar el error

 

Todos nos equivocamos, y de hecho el error es la única manera de aprender, porque para un aprendizaje verdadero no solo basta con “saber”, sino que hay que ”saber hacer”, y para eso hay que probar la cantidad de veces que haga falta. 

No penalizar el error les da la libertad de aprender a su aire, sin miedo, y eso en sí mismo ya es algo que muchos adultos que conozco deberían tener aprendido.

 

 3- A pensar sobre lo sucedido, (cuando se es pequeño, mejor siempre en compañía)

 

Si mandas a un niño a la silla de pensar le estas enseñando que ir a pensar es algo malo, que hay que evitar a toda costa.

Por el contrario aprender a conectar con nuestros pensamientos, reflexionar sobre lo sucedido o sobre lo que queremos que suceda es algo demasiado valioso como para degradarlo de esa manera ( cuantos adultos buscan desesperadamente clases de yoga, de meditación para conectar con ellos mismos)

¿De verdad crees que el tiempo que están en la silla de pensar van a estar pensando en lo que tu quieres que piensen ? Anda ya !!

 

 4- A saber el por qué de las cosas desde tu visión , y tu desde la suya

 

Si castigas a tu hijo le estas demostrando que tiene que someter a tu poder la mayoría de las veces sin una explicación.

Muchas veces los padres vemos como obvias cosas que para los niños desde luego no lo son.

Es mucho más productivo, una vez haya pasado la rabieta, hablar con ellos, para que te expliquen sus razonamientos ,sus sentimientos, y así poderles explicar también los tuyos.(Aprenderán mucho más que sin una semana de tele) .

 

 5- A ponerle nombre a sus sentimientos

 

Y desde luego la mayor de las ventajas es que aprenderán a confiar en ti, que tendrán libertad y poco a poco se acostumbrarán a ponerle nombre a sus sentimientos, ( frustración, miedo, vergüenza….) y tu serás la privilegiada que vayas viendo como poco a poco con tus explicaciones y cariño tus hijos van madurando entre tus brazos.

Si todavía no lo tienes claro, te invito a que hagas la prueba y la próxima vez que vayas a castigar a tu hijo por algún motivo, tómate unos minutos (ves al baño si quieres) para reflexionar tú primero, tomar aire y aprovechar la oportunidad para tener un acercamiento sincero con tu pequeño, o tu mayor, da igual, porque en el fondo siempre será tu niñ@.

En el próximo post hablaré también de por qué los  premios son la otra cara de la misma moneda

Espero que te haya gustado, si es así, por favor comparte! Gracias!

 

 

¿Quién bien te quiere te hará llorar?

¿Cuantas veces como madres o padres hacemos cosas que no nos gustan “ por su bien”.?

Está claro clarísimo que por su bien no les vas a dejar que se beban un bote de lejía, o que crucen la calle solos, por supuesto en estos casos su bien es lo primero.

Pero más allá de los casos en los que nuestro deber y obligación es preservar su integridad física, debemos de tener mucho

 cuidado con;

“anteponer su bien a ellos mismos”,

me explico.

 

Cuantas veces hemos oído, “quien bien te quiere te hará llorar “ y nos hemos amparado en esta frase para darle un cachete, un manotazo o una colleja, para agarrarlos del brazo y llevarlos a la fuerza a su habitación, para gritarles ….porque consideramos que están teniendo un mal comportamiento y debemos enseñarles maneras.

Yo sé que como padres muchas veces perdemos la paciencia, pero ¿te imaginas a que esos mismos comportamientos que te acabo de describir se los vieras hacer al novio de tu hija con ella? Si le diera un cachete cuando dijera algo que a el no le gustara, que la agarrara del brazo a la fuerza para salir de una tienda, que la mandara a su habitación, o que le gritara por cualquier motivo que a él le pareciera bien.

Estaría claro que le está faltando al respeto.
Pero con los niños todos estos comportamientos son aceptados.

O simplemente imagínate que es tu hijo quien hace todas esas cosas.

Yo me sigo preguntando por qué se supone que son aceptables socialmente ( aunque la legislación lo prohíbe) este tipo de conductas hacia los niños. Cuando todos sabemos que ellos no aprenden de lo que se les dice, sino de lo que ven y sienten.

Quiéreme más a mí, que a mi bien

 

Hace muchos siglos, se podía hasta torturar a los esclavos, tan solo en el siglo pasado, el hombre era prácticamente el propietario de su mujer. Hoy por hoy a nadie se le ocurriría que en el siglo XXI algo así sea aceptado, pero para eso ha habido guerras para abolir la esclavitud, movimientos a favor de los derechos de las mujeres… Pero los niños no tienen quien los defienda si no somos los propios padres quienes nos concienciamos de que:

se merecen el mismo respeto o más que un adulto, 

porque su personalidad se está forjando,

y porque no pueden defenderse por ellos mismos.

 

Por favor la próxima vez que estés tendad@ a realizar un acto violento contra tu hij@, ya sea un cachete, un bofetón, un agarre , o un grito ,

piensa que le estás dando el ejemplo a seguir a tu hijo,

 

que en un futuro puede pensar que puede hacer lo mismo con otras personas, o que le estas enseñando a tu hija, que si alguien de verdad la quiere ( los padres los queremos) puede hacerle daño en base a cualquier idea ,” o por su propio bien”.

Desde luego no quiero que mis hijas sientan eso .

Si te ha gustado por favor comparte. Gracias!!

 

 

¿Los niños están demasiado mimados?

Cada vez oímos más hablar de que los niños están demasiado mimados, que no saben valerse por sí mismos , que los estamos haciendo unos inútiles porque les consentimos todos sus caprichos.

 

Mi opinión en este tema es bastante clara.

Los niños necesitan sentirse mimados, comprendidos, amados, valorados…

pero siempre desde la creencia en su capacidad.

 

Los mimos no hacen daño, ni los besos, ni el ser complacientes con el niño cuando se pueda ( que por supuesto no se va a poder siempre aunque quisiéramos ) , pero siempre desde la creencia de que ellos son CAPACES  . Ojo !Aunque a veces decidan no hacerlo.

Cuanta madres conoces que cada vez que su hijo llega con un problema de cole ( y  yo también fuí  una de ellas) , era como si automáticamente se hicieran responsables de solucionarles el problema . Vale… para cuidarlos, para que no lo pasen mal… pero debajo de esos existe la creencia de que los niños no son capaces de resolver el problema ellos solos. Y eso es lo realmente peligroso.

LA CREENCIA DE QUE NO PUEDEN

Si cuando ves que tu hijo tiene un problema de cualquier tipo, vamos corriendo a solucionarselo , en el fondo le estamos diciendo una frase que odio “ quita que ya lo hago yo” , y lo que estoy diciendo como no creo que seas capaz de solucionarlo tu solo, ni siquiera te esfuerces.

Eso si que hace a los niños “mimados” en el mal sentido .

No tiene sentido que un mimo pueda hacer daño .

Lo que sí hace daño es el creer que no puede resolver solo sus problemas

y no dejarle ni siquiera que lo intente.

 

Aquí un pequeños tip para que no confundas los mimos con creer que no son capaces de conseguir lo que se proponen.:

Mimar y complacer, no tienen nada que ver

con consentir o hacer por ellos

las cosas que pueden hacer. 

 

Aquí puntualizo porque  hay que tener en cuenta que lo que la sociedad cree que los niños pueden hacer a determinadas edades, nada tiene que ver con lo que realmente necesita TU hijo en este momento.

Te pongo un ejemplo muy sencillo, que tu hijo pueda llevar su propia mochila, no tiene nada que ver con que tú no puedas llevársela, y más cuando pesa mas que él por la cantidad ingente de libros que tienen que transportar a diario.

En este caso tu hijo puede llevar su propia mochila si, pero ¿debe llevarla porque así lo digan otros? ¿Lo estoy mimando demasiado por no dejar que su espalda cargue un peso para el que no debería estar preparado. ? Yo creo que no.

 

Por otro lado, aunque todas estaremos tentadas a hacerlo más de una vez , cada vez que tu hijo quiera intentar algo o tenga un problema,  recuerda esta palabra STOP, PARA !, déjale tiempo para explorar diferentes soluciones por él mismo.

En esto como en otras muchas cosas las prisas son muy malas

Muérdete la lengua , como se suele decir, aunque tu sepas la solución, aquí lo que importa no es el resultado , es el proceso !! Puede que al final le tengas que ayudar, pero si es así hazlo sutilmente, dando pistas.. y si.. , ¿te has fijado en qué…?

Para que al final la sensación de logro , de éxito, de ser capaz sea de tu hijo, no se la robes.

Te aseguro que la tuya será todavía mas grande si eres capaz de quedarte en segundo plano y ver la victoria en sus ojos.

 

 

 

Si me hubieran contado esto hace 10 años…

Aún recuerdo lo perdidísima que estaba como mama primeriza hace ya 10 años.

Ya desde el comienzo sentía que lo que me decían mis instintos, poco tenía que ver con lo socialmente correcto por aquella época (os aseguro que han cambiado muchas cosas ).

Ahora tenemos toda la información del mundo en la palma de nuestra mano y  lo realmente difícil es diferenciar el grano de la paja.

Pero por aquellos entonces, los móviles eran móviles y no ordenadores de bolsillo.

Todo a mi alrededor te hablaba de biberones, de obligar a los niños a comer “cuando tocaba”, de no acostumbrar al niño a estar en brazos, de no meter al bebe en tu cama porque no se querría ir hasta los 15, de la silla de pensar, premios y castigos, un azotazo a tiempo …. ¿ te suena?

Me acuerdo de quedarme a ver Supernanny los viernes por la noche, para aprender sobre educación,…ilusa yo !!

10 años después puedo decir que he ido superando

uno a uno

todos los mitos sociales

que andan sueltos en esta sociedad a veces enferma .

 

Me he caído con todas esas piedras, y aunque me he levantado y superado cada una de ellas, las heridas siguen estando ahí, y os aseguro que no me duelen las mías, pero si las que he podido causar sin saberlo a mis hijas.

¿como habría cambiado la película

si alguien me hubiera contado la otra cara de la moneda ?

 

Mucho, habría cambiado mucho.

 

Por ese motivo, y para ayudarte en tu maternidad desde Renovatio hemos decidido hacerte un regalo que te ayude a ti también a ver la otra cara de la moneda. La cara de la crianza respetuosa desde todas sus vertientes.

Y para eso hemos reunido a muchas de las mayores expertas en crianza del panorama actual.

Soy sincera si te digo que nos hemos quedado con ganas de invitar a algunos mas, pero que hemos decidido dejarlos para la segunda edición de esta evento.

Se trata de un evento ONLINE Y GRATUITO, que espera llevar otra visión, tanto de la educación como de la crianza a tu hogar, y espero que a muchos mas hogares.

– Por eso te pido que compartas, no te cuesta nada y quizás ayudes a algún niño a sentirse mejor en su hogar,

Gracias por adelantado !!!

Aquí te dejo el enlace para que puedas recibir toda la información y las charlas en tu bandeja de entrada.

Pincha sobre la imagen para ver todos los colaboradores:

 

 

También puedes apuntarte directamente aquí.

 

 

 

 

Mamá previsora vale por dos: Tres ideas para tu día a día .

Mi abuela siempre nos decía que mujer previsora vale por dos, y no sabes cuanta razón tenía.

Ahora siendo mamá de tres soletes que ocupan todo mi tiempo me doy cuenta de cuan sabias eran sus palabras, y que debemos ser previsores tanto mamá como papá.

Pero para ser previsora como decía mi abuela , el primer paso es :

pararte a pensar

que vas a necesitar para cada caso,

 para cada día

y para cada uno de tus hijos,

dependiendo del lugar en que os encontréis.

 

Y a veces en este mundo en el que vamos corriendo, apagando fuegos constantemente, son tantas las cosas a las que tenemos que atender que muchas de nosotras hemos perdido la habilidad de planear, de organizar por adelantado y  de adelantarnos a las situaciones para poder sobrellevar el día a día sin que nos suponga una carga demasiado pesada.

Cuando tienes niños todo se complica mucho más, porque ya no solo se trata de ti y de tu vida, tus aspiraciones ( por ejemplo tener la casa ordenada, o tener tiempo para leer o para esa afición que tanto te gusta ).

Tus hijos tienen sus propias necesidades , que nada tienen que ver con las adultas, como jugar, saltar, investigar, probar…. sus propios gustos, e intereses,

Y como ya te habrás dado cuenta los piden y los defienden a gritos si hace falta.

Tus hijos luchan con uñas y dientes

por aquello que necesitan o creen necesitar.

 

En estas circunstancias cohesionar sus intereses o necesidades con los tuyos sin :

  • por un lado cortarles las alas,  puesto que sabes que cubrir correctamente sus  necesidades es vital para su correcto desarrollo

 

  • o verte desbordada sin tiempo para ti, y sin las fuerzas suficientes para mantener la calma en esos momentos donde directamente te los comerías.

puzzle familiar

Para que todas las piezas del puzzle de tu hogar acoplen perfectamente eres tú quien tienes primero que :

 

  1. Define muy bien cuales son las necesidades de tus hijos,  Eres tú quien los conoce, quien sabe cuando están mas inquietos, cuando necesitan correr o descansar para que no acaben pidiéndotelo a gritos
  2. Imaginar el dibujo que quieres que contenga ese puzzle , ¿como quieres que sea tu día ?, si no lo imaginas no lo podrás conseguir. Anticípate.!!
  3. Define cuales son tus propias necesidades, ¿ que necesitas para sentirte bien? ¿como puedes acoplar tus piezas del puzzle? ¿necesitas pedir ayuda ? ¿ puedes cambiar algo en tu día a día que te ayude a conseguirlo ?

Recuerda que si tu no te sientes bien,

tranquila, alegre y confiada,

será muy difícil que tus hijos puedan estarlo.

 

Además en este juego eres tú la que pone las reglas, quien mueve las fichas, la que es capaz de anticipar consecuencias.

Tus hijos todavía no tienen esa capacidad, no lo puedes delegar en ellos,

Ser precavida o previsora, como decía mi abuela , puede transformar tus días y los de tus hijos. Adelante.

 

Estás son sólo algunas ideas para de anticipar, hay muchas más que os las contaremos en la formación que estamos preparando y que lanzaremos en breve. Si quieres saber como conseguir ser organizada y como enseñárselo a tus hijos. Esta es tu formación. Trataremos todos los contenidos relacionados y profundizaremos en cada uno de ellos. Además te acompañaremos en el proceso de reflexión y cambio. Si estás suscrita recibirás todas la información en tu bandeja de correo.

Si no estás suscrita puedes hacerlo pinchando aquí

 

Pilar

firma

 

 

 

 

 

¿Preparados para jugar ?

preparados para jugar ??

¿Conoces algún niño que no juegue?

Cuando alguna de mis hijas están mas tranquilitas de lo habitual, lo primero que pienso es que están malitas o demasiado cansadas.

Todos lo niños están programados para jugar jugar y jugar,

Según palabras del neurocientífico Francisco Mora

el juego es un “mecanismo emocional disfrazado

con el que el niños adquiere habilidades

y capacidades a través de la vorágine de cambios que realiza su cerebro”

Los niños están programados por y para jugar, ya que es la manera en la que la naturaleza les ha preparado para aprender.

Y no solo los niños, realmente todas las las especies mamíferas aprenden jugando con el entorno durante un periodo prudencial en el que sus progenitores los protegen y acompañan.

Todos recordamos imágenes de documentales en los que salen leones jugando entre sí.

Pero la complejidad del mundo humano, de este mundo civilizado en el que vivimos, en el que ya no solamente debemos aprender las necesidades físicas de nuestro entorno, sino también las todas aquellas cuestiones culturales cada vez más complejas, demasiadas veces nos alejamos de nuestros instintos.

Como padres, todos queremos que nuestros hijos el día de mañana sean personas felices, educadas, con las habilidades necesarias para “hacerse un hueco ” en esta sociedad tan cambiante.

Y todos sabemos que una buena educación es la base para lograrlo.

Durante los primeros años de vida el cerebro de nuestros niños esta en plena transformación, al igual que en la adolescencia.

Desde Renovatio queremos ayudarte
para que le des la importancia real
que tiene el juego
en el correcto desarrollo de los niños.

 

Se acercan fechas en las que los niños van a tener mucho tiempo libre.

Las Navidades son un momento especial en el que los niños son los protagonistas, y los juguetes inundarán muchas casas.

Pero incluso con tantos juguetes, si no hemos elegido bien ” la carta de los Reyes Magos”, o no los hemos sabido organizar , al cabo de unos días volverán los “mamá me aburro”... o ya estarán pensando en lo que van a pedir para el próximo año.

Elegir bien los juguetes,
los juegos,
preparar el ambiente,
las actividades….
será la diferencia entre desear que vuelvan ya al cole,
o NO querer que se acaben estas Navidades

 

 

Si te ha gustado, por favor comparte

Pilar firma

 

 

 

Los juguetes, la televisión y la frustración

Se acercan fechas en las que los niños son los protagonistas de todas las casas. 

Todo está encaminado a que los niños disfruten de este tiempo en familia, pero LA INDUSTRIA también quiere que estos niños cada vez crean tener mas y mas necesidades que en realidad no son reales.

Cuando los niños se sientan frente al televisor, aunque solo sea un ratito, a menos que te tomes tu la molestia de buscarles vídeos acordes con sus intereses o edad,( que seria lo recomendable porque la TV bien utilizada, es un recurso educativo estupendo), lo mas normal es que simplemente les pongamos un ratito de “dibujos” en uno de los múltiples canales infantiles que hay hoy en día.

Pero al mismo tiempo los estamos exponiendo de una manera demasiado agresiva a miles de anuncios publicitarios donde todo es perfecto, donde los niños de los anuncios visten su mejor sonrisa y en las que los juguetes ” casi juegan solos”

Hoy en día muchos de los juguetes que nos presentan a diario en nuestro televisor están pensados hasta el mas mínimo detalle para que siembren el deseo en nuestros niños.

Y estos niños después lógicamente sentirán la frustración de no poderlos tener, cuando realmente no están preparados para poder vislumbrar ni siquiera si lo que están viendo es una necesidad real o un simple deseo. 

Recordemos que los niños son principalmente emoción, y que su pequeño cerebro no está todavía preparado para poder anticipar consecuencias por más básicas que nos parezcan ( ¿cogerían en casa todos los juguetes que quieres?) .

Las empresas publicitarias juegan con ventaja, ya que saben exactamente como piensan los niños y que su capacidad para controlar esas emociones y sus deseos es muy limitada. 

Somos nosotros, los padres los que debemos “atar en corto” toda esa publicidad que consumen diariamente nuestros hijos.

La tolerancia a la frustración

es algo  importantísimo

que nuestros hijos aprendan a gestionar,

pero no se trata de darles mas motivos

para que se frustren

de los que ya de por si tienen todos los días

Y te pongo unos simples ejemplos:

  • Tienen que levantarse a la hora que toca,
  • Para ir al cole quieran o no, muchos de ellos no pueden elegir la ropa que quieren llevar porque toca el uniforme,
  • A la hora de comer por su puesto comen lo que toca,
  • Muchas veces aunque quieran jugar y jugar por la tarde ( es un instinto básico en los niños) estos tienen que continuar su jornada escolar con deberes.
  • Añadamos que muchos de ellos todavía no tienen la capacidad para verbalizar lo que sienten , y por lo tanto no te lo pueden explicar, y por tanto también se frustran.
  • ….

No considero necesario que los niños tengan mas frustraciones que las de por si ya viven en su día a día, su pequeña cabecita no está preparada para diferenciar las necesidades reales de las que” te venden como reales”.

 

En estos días que están por venir controlemos un poco a los medios publicitarios, y las horas de televisión.

Es imposible (y tampoco seria recomendable ) aislarlos del mundo real, ni meterlos en una burbuja ni mucho menos, pero al igual que no te llevas a tu hijo todos los días a una tienda de chuches para que vea todas las diferentes chuches que hay y que no las pueda comprar.

No permitamos que entren en nuestra casa

los vendedores

A TODAS HORAS. 

 

Pilarfirma

Guardar

¿Qué espera el siglo XXI de tus hijos ?

¿que espera el siglo XXI de tus hijos?

 

El siglo XXI cambia las reglas del juego, la información ya no es lo realmente importante, puesto que podemos acceder a ella desde innumerables dispositivos de manera casi inmediata. Ahora el foco se pone en manejar toda esa cantidad ingente de información que nos acribilla por todas partes y saber sacar los mejor de nosotros mismos, y de nuestros hijos pese a ese bombardeo constante.

La época de la memorización como base del aprendizaje ( le pese a quien le pese ) ya hes prehistoria, hoy en día nuestros hijos tienen retos y desafíos mucho mayores a los que enfrentarse.  Y todos pasan por la INTELIGENCIA EMOCIONAL .

No vamos a hablar hoy de todo lo implica inteligencia emocional pero si vamos a hacer especial hincapié en que :

uno de los factores claves va a ser el saber AUTORREGULARSE,

es decir saber relacionarse con ellos mismos, con su entorno  y con sus impulsos.

 

Saber gestionar adecuadamente toda la cantidad de información que van a tener que manejar en un futuro pasa primero por aprender a ordenar, a clasificar y a priorizar.

Organizar sus pensamientos y  su entorno para después traducirlos en acciones encaminadas hacia un objetivo.

Todo esto no se aprende de la noche a la mañana, de hecho es algo que se aprende desde que son bebés, o niños muy pequeños.

Un  ambiente familiar, estructurado, y acogedor es fundamental para otorgar a nuestros hijos de esa inteligencia emocional tan indispensable en el s XXI,  como padres, y por supuesto como educadores tenemos una gran responsabilidad. 

Durante muchos años se hizo especial hincapié en medir el coeficiente intelectual de nuestros niños, como si fuera algo con lo que se nace y que no es modificable en el tiempo. De hecho solo se medía el coeficiente intelectual en las competencias lógico-matemáticas, dejando otras muchas competencias sin importancia ninguna.

Por suerte hoy en día ya se empieza a hablar en algunos colegios de las inteligencias múltiples y de la inteligencia emocional, pero como dicen en mi tierra ” las cosas de palacio van despacio” y aspectos que ya están más que evidenciados por la comunidad científica desde hace más de 20 años, para el ciudadano  de “a pie” resultan novedosas.

Renovatio quiere aportar su granito de arena, para que aunque muchas de estas novedades no se hayan implantado todavía en los colegios, tu puedas empezar a sentar las bases en tu propio hogar. 

Todos conocemos a personas que en su época escolar o durante el instituto se podría haber catalogado casi como fracaso escolar, pero que en la vida real han sabido reconvertir sus vidas para salir adelante mucho mejor que otros cuyo principal mérito era aprobar exámenes y acatar las órdenes del profesor.

 

 

 

 

Pilar

firma

 

Los 3 primeros pasos para tener niñ@s organizad@s

Todos queremos que nuestros hijos sean personas responsables y organizadas, sabemos que es necesario que aprendan de pequeños a serlo para cuando sean adultos.

Muchas veces sabemos que queremos conseguir, tener niños organizados, pero no sabemos por donde empezar.

Te muestro los tres primeros pasos, hay muchos más,  para conseguir que tu hijo se convierta en una persona ordenada independiente y eficaz en lo que hace.

PASO 1. CONFÍA EN ÉL.

Lo primero que tienes que tener claro cuando quieras que tu hijo aprenda algo nuevo es que es capaz de lograrlo, debes confiar en su capacidad de aprender.

Los niños tienen gran talento para aprender, en realidad no saben hacer otra cosa. Pero su forma de pensar, sentir y actuar se verá altamente influenciada por lo que vean de ellos mismos reflejado en los demás, en este caso tú.

Si tu predisposición, al empezar, es positiva y optimista hay muchas más posibilidades de éxito. Tu forma de hablar, de interactuar con él será diferente si confías en que lo logrará, en que juntos lo lograreis.

Haiti 2013 1005 copy

PASO 2. ORGANÍZATE TÚ PRIMERO

Si quieres tener un hijo organizado debe vivir en un entorno donde el orden se respire en el ambiente. Debe interiorizarlo como algo natural.

Los niños aprenden lo que ven, aprenden con el ejemplo. Si no recoges la ropa sucia después de la ducha es muy difícil que tu hijo lo haga sin que se cree un conflicto. Pero si te ve hacerlo todos los días aprenderá que es lo que hay que hacer cuando uno acaba de bañarse de forma natural.

003 copy-1186836203

PASO 3. TEN CLAROS TUS OBJETIVOS

¿Qué es ser una persona organizada? ¿Qué necesitas tu, en particular, para sentir que tu vida y tu casa están organizadas?

Antes de pasar a la acción debes invertir un tiempo en tener claro que quieres conseguir, donde quieres llegar, donde quieres que tu hijo llegue.242 copy (1)

Como te he dicho al principio estos son los primeros pasos para lograr tener una vida ordenada y unos hijos organizados.

 

Hay muchos más para lograr tus objetivos, no es difícil lograrlo si sabes como, si estás motivada, si sabes realmente donde quieres llegar, si tienes personas a tu alrededor que te ayudan en esta tarea y te apoyan.

 

Cristina Núñez

circulocristina

¿Consigues educar sin castigar?

El equipo Renovatio: Educación y Emoción nos hemos puesto en contacto con Mireia Long para hacerle una entrevista en la que nos resuelva una serie de dudas sobre los castigos que a muchas de vosotras os preocupan.

Mireia Long es co-directora de la Pedagogía Blanca, y de Mujeres Empoderadas. También colabora escribiendo en Bebés y Más, y en la revista online Allegramag.

Como experta en educación, nos ha dado estas sabias respuestas a las preguntas que le hemos planteado:

Mireia Long

Mireia Long

 

1.- ¿Puedo conseguir educar sin castigar?

En realidad lo que es imposible es educar con castigos. Educar es otra cosa, educar es perfeccionar las aptitudes morales e intelectuales mediante preceptos, ejemplos y ejercicios, pero no mediante la imposición por miedo.

Si preguntas que considero yo educar, sería ayudar a que el niño se desarrolle logrando tener las herramientas personales para tener una vida con sentido, feliz y productiva, logrando ser libre, eligiendo su camino, sin aceptar la injusticia y consiguiendo una mente y una comportamiento sano y, a la vez, respetando los derechos de los demás.

Un niño bien educado y un adulto que ha sido bien educado son personas que saben quienes son, lo que quieren y pueden conseguir sus objetivos vitales libremente elegidos y que ni consiente que abusen de él ni abusa de los demás.

Lograr eso no es posible mediante el miedo, sino encendiendo la llama de la autonomía real y de la responsabilidad, cosas que solo logrará el niño si se las permitimos y les guiamos en el proceso. Tienen que sentirse respetados, acompañados en sus errores, amados y escuchados. Tenemos que dedicar mucho tiempo a jugar con ellos, hablar de cualquier tema.

mireia4

2.- ¿Cómo puedo modificar una conducta de mi hijo sin recurrir al castigo?

Pues estando presente para poder prevenir las conductas inadecuadas, replanteándonos si hay alternativas aceptables a esa conducta, revisando las razones por las que el niño la tiene y, siempre que sea posible por su edad, explicándole con tranquilidad que consecuencias tiene esa conducta y que él lo comprenda realmente.

La imposición y el castigo no fomentan la autonomía y la responsabilidad, tenemos que tenerlo claro, sino que crean un ambiente de miedo, desconfianza y mentiras que ensombrece la relación que queremos construir con los niños.

3.- Si no castigo a mi hijo, ¿me escuchará?

Pues claro que te escuchará, tu hijo desea complacerte y confía en ti para que lo guíes en la complejidad del mundo. El castigo lo aleja de ti, hace que tema contarte tus errores y le hace sentir abandonado, humillado y enfadado, que no es lo que fomenta la comunicación.

Para que tu hijo te escuche te propongo una cosa que funciona: escúchalo a él, obsérvalo, acompáñalo en sus frustraciones y explícale las cosas con respeto. Todo se resume en trátalo como tu deseas ser tratado por los que te aman.

mireia3

4.- ¿Cómo puedo conseguir que mi hijo obedezca sin castigarle?

La palabra obedecer me da reparo porque muchas veces pensamos que los niños deben obedecer inmediatamente, sin cuestionar, sin pedir explicaciones y sin sentirse mal si los frustramos.

Es cierto que a veces vamos a necesitar que el niño haga algo, incluso si no quiere hacerlo, pero tendríamos que estar muy seguros de que es realmente por su beneficio y por su necesidad, no por nuestra comodidad adulta o las normas externas que no son adecuadas para los niños.

La confianza, palabra que yo prefiero, se cimenta en el diálogo, el acompañamiento y la escucha activa. Cuando damos a nuestros hijos muchos síes, pueden asumir esos no es inevitables, pero es porque durante mucho tiempo hemos negociado, explicado y acogido.

mireia3

5.- ¿En qué me va a beneficiar educar sin castigar?

La relación con tu hijo mejorará y se sentirá realmente seguro a tu lado, confiará en ti, te contará sus problemas y errores, entenderá las normas y se atreverá a pedir explicaciones si una norma no le parece justa. Será una persona más segura, motivada, con confianza en sí mismo y en su familia, responsable realmente, no por miedo, sino por convencimiento y automotivación. Una persona más libre, más capaz de dirigir su vida adulta y más cooperativo en su día a día en su infancia.

Puede que tengas muchas dudas sobre las razones por las que los adultos castigamos, la consecuencias de los castigos y las herramientas prácticas para lograr educar niños responsables y felices sin usarlos, por eso en la Pedagogía Blanca preparamos  un taller on line muy realista y concreto, en el que te hablamos de como  lograrlo.

mireia2

Es un taller que puedes comprar también en  diferido, se titula “Educar sin castigar” y puedes hacerlo desde cualquier lugar del mundo.  Este taller es para ti si:

  • Castigas a tus hijos cuando te ves desbordada.
  • Te da miedo castigar como te hicieron a ti.
  • Te sientes presionada y cuestionada por tu entorno para que castigues a tus hijos.
  • Tienes problemas para gestionar las normas y límites.
  • Tus hijos se pelean y/o pelean mucho contigo poniéndose furiosos.
  • Te preocupa no estar dando un buen ejemplo a los niños.
  • Crees que los castigos dañan a los niños.
  • Tu crianza es una batalla continua.
  • No tienes claro que puedes hacer para no usar los castigos.
  • No sabes diferenciar castigos y consecuencias naturales.
  • Te sientes triste y culpable cuando castigas y quieres dejar de hacerlo.
  • Necesitas herramientas alternativas al castigo para educar con respeto y consciencia.

Muchos padres, incluso los que repudian el más mínimo castigo físico y están trabajando intensamente para no gritarle a sus hijos, no encuentran más solución que la imposición o, si son desobedecidos, el castigo.

Realmente se encuentran sin más herramientas que las que han recibido ellos de niños y las que aplica el entorno para educar a sus amados pequeños y lo hacen, sobre todo, por temor a que el niño pueda correr riesgos o agobiados por excesivas expectativas sobre lo que deben esperar de ellos.

Desde la etapa de las rabietas los castigos, más que mejorar el comportamiento del niño, lo empeorarán y se va entrando en una espiral de violencia emocional y oposición que solo conduce a más castigos como manera de educar, algo que, a la larga, no provoca que el niño sea más comprensivo, responsable y motivado, sino que lo alejan de sus padres, le hacen perder confianza en ellos y en él mismo y hace que, para no ser castigado, se acostumbre a ocultar y mentir.

Además, los padres llegan a usar los castigos para razones completamente absurdas y peligrosas, ocultando los problemas de sus hijos que están provocando las situaciones que disturban a los adultos: peleas entre hermanos, falta de cuidado con las cosas, malas notas, palabrotas, despistes y dejadez en la colaboración en el hogar. Todas esas cosas son síntomas de malestar en el niño: necesidad de atención, desmotivación escolar, cansancio, escasez de juego libre y un número de obligaciones y normas que a veces son prematuras en su desarrollo.

Muchas de esas situaciones, además, merecen y necesitan atención de los padres, para reconducirlas escuchando a su hijo que hable sabiéndose en un entorno seguro y amoroso.

El castigo solo aleja al niño de la idea de un hogar confiable.

Aprenderá a mentir y ocultar, y, como mucho obedecerá puntualmente por miedo al castigo, y no por convencimiento de que debe actuar de determinado modo. Es decir, no lo hace responsable y consciente, sino que disminuye su autoestima, le hace sentir humillado, viviendo una situación injusta. Al final, incluso, se sentirá una mala persona y construirá una imagen de sí mismo desvalorizada.

Llegada a la adolescencia la confianza se habrá quebrado y explotará en mayor resentimiento, alejamiento y oposición, algo que podría haberse evitado con una educación realmente consciente, abierta y respetuosa, que partiera de conocer y comprender al niño y acompañarlo en la adquisición de modos de relacionarse sanos y pacíficos.

Pero, ¿existen alternativas reales para no usar los castigos?

Sin la más mínima duda, así es.

En este taller “EDUCAR SIN CASTIGAR” te daremos 10 herramientas realistas que funcionan como alternativas al castigo además de los secretos de los padres que no castigamos jamás.

El taller consiste en una sesión única de dos horas una hora y media de clase teórica y práctica, y media hora de preguntas y respuestas con los asistentes. El curso se puede realizar, al ser on line, desde cualquier lugar del mundo y, una vez grabado, el acceso no caducará nunca, por lo que se podrá volver a ver todas las veces que se desee.

Puedes unirte ya en este enlace:

http://www.pedagogiablanca.net/educarsincastigar/

 

 

Guardar