La educación en casa y por qué puede ser un plan B

Para muchos padres si les hablas de educación en casa, parece que les estás hablando de algo raro, que va contra corriente y que jamás utilizarán.

Así a primera vista, si el sistema educativo actual,( o al que puedas acceder en tu ciudad) cubre tus necesidades y las de tus hijos lo más normal es que no necesites utilizar esta opción.

Todos sabemos que la educación en España deja mucho o muchísimo que desear, y que nos encontramos con niños agobiados, saturados y con pocas o ningunas ganas de aprender , que pasan sus días con la única ilusión de que esa tortura acabe algún día.

El problema es que el día que acabe también habrá acabado su infancia o su juventud.

Para otras familias sin embargo su nivel de adaptación al sistema es tan grande que ni siquiera se plantean que existe un mundo más allá…. hasta que algo empieza a fallar y todas sus estructuras se derrumban.

Puede ser por acoso escolar,

puede ser por necesidades educativas especiales

como pueden ser las altas capacidades,

la discalculia,

la dislexia,

disortografía,

problemas de adaptación

….

Nunca sabemos si nuestros hijos a los largo de sus años de educación “obligatoria” se van a encontrar con alguno de estos problemas.

Y si nos ocurre ¿entonce que ?

En nuestros planes no lo teníamos previsto, pero nos faltan herramientas para acompañar o proteger a nuestros hijos ( ojo hablo de proteger , no sobreproteger, que son cosas diferentes)

Pues en esos casos el conocer todos los detalles de lo que es la educación en casa nos da la seguridad de tener una puerta trasera, un as en la manga, un plan B.

Si todo falla yo sé lo que puedo hacer.

 

Hoy por hoy para mí no es una necesidad, ni una opción inmediata, pero sí una posibilidad, y como tal quiero saber todo sobre esta opción .

Por eso te informo que próximamente dos madres que han educado en casa durante más de 16 años a sus hijos y que ya están en la universidad o en puertas, nos van a hablar de este tipo de educación.

Te recuerdo por si no lo sabes, que hay famosos como Will Smith  la están aplicando para sus hijos, puesto que saben que algunas de las mejores universidades dejan un cupo exclusivamente para los niños educados en el hogar, ya  que sus ganas de aprender, su motivación y su creatividad son muy superiores a los que han pasado por el sistema.

Para los no famosos ni con un nivel de ingresos tan elevado como tú o como yo, también es una opción, un plan B .

Si estas interesada en tema puedes escribir a Azucena Caballero o a Mireia Long para que te informen de como esta opción educativa se puede hacer realidad. http://www.pedagogiablanca.net/contacto/

 

Aquí os dejamos las entrevistas que les hemos hecho a estas dos grandes mujeres, esperamos que os gusten y sobre todo que os aporten.

 

 

 

Que no es autoritarismo

Hace unos días escribía una estrada para describir que es autoritarismo. Hoy quiero hablarte sobre lo que parece autoritarismo y no lo es.

Existen muchas formas de clasificar los estilos de crianza, uno de ellos tiene en cuenta la relación de los miembros de la familia, la jerarquía existente.

La familia permisiva es cuando la mama y/o el papa no ejercen control sobre los hijos, no ponen ningún tipo de límites o normas. Si que hay un cierto interés mal entendido por cumplir todos los deseos del niño. Este modelo tiene una estructura jerarquizada vertical donde los niños estarían arriba ejerciendo el control y los adultos abajo.

La familia autoritaria como su propio nombre indica es donde el/los adulto/s  ejercen la autoridad sobre los niños, a través del poder y la experiencia. Este rol puede ser desempeñado por el papá, la mamá o ambos. La motivación es el miedo al castigo, a la no obtención de una recompensa o el cariño de los padres o la retirada del mismo. Este modelo tiene una estructura jerarquizada vertical donde los adultos estaría arriba y los niños abajo.

La familia responsable- democrática  Donde todos los miembros de la familia tienen los mismos derechos y deberes, teniendo en cuenta el rol y las capacidades de cada uno.

Los adultos tienen la obligación de poner límites, enseñar normas de convivencia, acompañar en los aprendizajes. Los niños aprenden límites y normas a través del respeto, la comunicación y la práctica.

Hay muchas personas que creen que la crianza respetuosa, las pedagogías alternativas, la locas de la teta… es dejar a los niños en libertad, sin normas, ni control. Dejando toda la responsabilidad de sus actos a los niños sin enseñar, guiar y acompañar. Y NADA MÁS LEJOS DE  LA REALIDAD.

Se enseña pero con respeto, se guía pero con respeto, se acompaña pero con respeto. ¿Respeto a qué? A sus necesidades, ritmos de desarrollo, capacidades, gustos e intereses.

Es una creencia errónea ya que la crianza de verdad es la que enseña a través del cariño, la observación y la empatía las herramientas para desenvolverse y vivir en colectividad.

El niño aprende a relacionarse con los demás a través del control externo al principio para terminar relacionándose desde su propio autocontrol.

Donde las normas no se imponen por medios no respetuosos (premios, castigos, chantajes, manipulaciones…) sino con acompañamiento y recursos para que los propios niños las interioricen de forma natural en situaciones reales.

La jerarquía es horizontal donde nadie es más que nadie y todos cumplen su papel y respetan a los demás integrantes de la familia.

NO ES AUTORITARISMO marcar límites claros y definidos.

NO ES AUTORITARISMO marcar normas de convivencia, beneficiosas para todos.

NO ES AUTORITARISMO explicar el por qué no se puede o no se debe hacer algo que pueda perjudicar o dañar a uno mismo o a los demás.

NO ES AUTORITARISMO dar libertad de acción y movimiento respetando a los demás.

NO ES AUTORITARISMO escuchar al que tienes enfrente, respetar su forma de pensar y actuar siempre que se respete a los demás.

NO ES AUTORITARISMO impedir que se haga daño a él mismo, a los demás y al entorno.

NO ES AUTORITARISMO pensar que no siempre se tiene la razón y reconocerlo.

NO ES AUTORITARISMO pedir perdón.

NO ES AUTORITARISMO pensar que los demás, aunque piensen diferente a ti, pueden no estás equivocados.

 

Cristina Núñez

circulocristina

los 4 pilares de la crianza respetuosa

Según la UNESCO hay 4 pilares en educación:

 

Los cuales fueron eje principal en la primera formación que lanzamos en Renovatio.

También son 4 los pilares que consideramos más importantes en la crianza respetuosa, fundamentales para conseguir una educación sana y efectiva para los niños con el acompañamiento y la guía por parte del adulto como su actividad y propósito principal.

Hay muchas cosas que hay que tener en cuenta a la hora de educar a un niño de ahí su complejidad de esta ardua tarea. Criar a un niño no es algo mecánico que cuando dominas la técnica todo es mucho más simple y fácil.

Educar a un niño es una actividad cambiante, a la que hay que adaptarse constantemente ya que cambia dependiendo de cada niño, de cada etapa de desarrollo, de cada día y de cada hora del día.

Para poder afrontar este gran reto te mostramos los 4 pilares que tienes que tener en consideración y siempre presentes para educar de forma respetuosa.

1.- AUTOCONOCIMIENTO

Conocerse a uno mismo es importantísimo, yo diría que esencial para andar por la vida y estás son las razones para pensar así:

  • Para saber lo que necesito
  • Para saber cubrir esas necesidades y estás sana y fuerte para criar a mi hijo
  • Para saber lo que soy capaz de hacer y lo que necesito y puedo aprender
  • Para saber cuales son mis limitaciones, aceptarlas y que no se conviertan en una carga
  • Para saber que cosas puedo hacer de forma más efectiva y eficiente
  • Para saber afrontar miedos e inseguridades
  • Para saber gestionar mis emociones
  • Para ser empático
  • Para confiar en mi misma, ser proactiva y tener una autoestima sana
  • Para empoderarme en todas las facetas de mi vida sobre todo en la de madre
  • y así un largo etc…

2.- OBSERVACIÓN

Muchas veces hemos dicho que un niño no viene con un manual de instrucciones debajo del brazo, el propio niño es el manual.

Él es quien tiene y nos proporciona toda la información necesaria para acompañarle y guiarle en su desarrollo y sus aprendizajes.

Obtendremos toda la info que necesitamos si observamos con un poco de detenimiento, sin prejuicios, sin culpabilizar  y con empatia.

3.- EMPATÍA

Mucho tiene que ver con el punto anterior. Observar desde la empatía, desde otro punto de vista, desde su punto de vista para entender comportamientos y necesidades que desde la perspectiva de adulto no tienen ningún sentido, no entendemos y en consecuencia penalizamos para intentar extinguirlo.

Sí somos capaces de entender que los niños no se comportan así por capricho si no por necesidad, que sus comportamientos, en muchas ocasiones es su forma de comunicarse con nosotros, si miramos desde sus ojos entenderemos que no quieres fastidiar, manipular o ponernos a prueba.

Entenderemos que que tienes otras necesidades diferentes a las nuestras y podremos ayudarles de forma más efectiva.

4.- COMUNICACIÓN

El mayor, más rico y complejo vehículo para transmitir necesidades, conocimientos, emociones, para estrechar lazos, para demostrar amor , es la comunicación. La verbal y la no verbal.

La comunicación es un herramienta maravillosa y efectiva si la sabemos utilizar de forma respetuosa y asertiva.

De estos 4 pilares de la crianza respetuosa tratamos y profundizamos en el libro: Crianza respetuosa en la práctica.

 

Cristina Núñez

circulocristina

Encontramos valientes

La pasada semana en este post  comentábamos la importancia de construir personas valientes, que sepan defenderse a sí mismas y también que sepan defender a los demás .

Pues hoy quiero contaros las historias de dos valientes que han sabido enfrentarse a situaciones de acoso escolar.

Os traigo el ejemplo de un niño y también el de una mamá.

Son dos casos que a primera vista no tienen nada que ver el uno con el otro, pero que demuestran que la fortaleza está en el interior.

  • El primer ejemplo es el de un niño de 12 años : Gabriel.

No os voy a contar yo su historia, puesto que será el mismo quien te la cuente.

La imagen que vas a encontrar después de estas líneas es la carta que escribió a sus compañeros, motivada por un trabajo sobre el acoso escolar que propuso su profesor.

Esta carta fue leída por el niño a sus compañeros en voz alta, como un VALIENTE.

Después escucharla sus compañeros pudieron ponerse en su piel, y algo empezó a cambiar.

 

 

 

Sobran las palabras 🙂 <3

Sólo puedo decir VALIENTE.

 

  • Y la segunda historia es la de una mamá cuyo hijo de 3 años empezó desde muy pequeño a sufrir acoso escolar.

En este caso la mamá es Valle Pastor y también ha sido muy valiente, puesto que no sólo se puso a trabajar la autoestima y la autoconfianza en su propio hijo para que aprendiera a decir ¡ BASTA !, y superar el acoso escolar sufrido desde tan temprana edad.

Si no que además ha escrito un libro maravilloso en el que explica a los más pequeños a PARAR LO QUE NO LES GUSTA Y A EXIGIR RESPETO.

“Hugo y la receta mágica”.

 

Es un cuento infantil ilustrado con una  guía para padres súper especial, donde conoceremos  la historia de Hugo, un niño que se ha dado cuenta que alguien en el cole no lo trata bien.

Es un cuento emotivo, lleno de valentía y de mucho amor, pero sobre todo lleno de apoyo para niños y padres que sufren el acoso escolar.

Nos llena de alegría saber que gracias al apoyo de muchos pequeños mecenas (entre ellos Renovatio con uno de sus talleres) , se van a poder imprimir los primeros mil ejemplares.

Yo estoy deseando recibir el mío 🙂

Si pincháis aquí podéis pedir el vuestro

 

Como veis el poder de los padres y de los profesores es muy importante, puesto que son ellos quienes enseñan a sus hijos y alumnos a ser valientes.

El respeto comienza por uno mismo.

 

Y para terminar aquí os dejo también el enlace con el truco que utiliza una profesora, para detectar el acoso escolar antes de que el problema pueda llegar a mayores, es un truco muy sencillo, que no despierta sospechas por parte de los alumnos pero que da mucha información útil al profesor con la que poder trabajar.

Quizás si se utilizaran más técnicas como esta ( hay muchísimas más)  en los colegios e institutos se podrían evitar cartas como la que habéis leído.

Aquí os dejo el truco de una profesora de mates, que sabe que es más importante descubrir y tratar los problemas entre los alumnos, que acabar el temario.

 

¿conoces a más valientes?

 

 

 

CONSTRUIMOS VALIENTES

Hoy desde Renovatio queremos hablar de acoso escolar , y entre otras cosas dar una visión diferente de la versión de Langui.

Ya se acaban las clases, y para muchos niños será un alivio el poder dejar de ver a compañeros que día tras día minan su seguridad e integridad.

La primera vez que ví el vídeo de “Se buscan valientes” he de reconocer que me encantó, me pareció un trabajo muy bueno, una canción preciosa muy pegadiza y que  hace pensar diferente a todos aquellos “observadores” que día tras día dan un paso atrás y dejan que otros compañeros se mofen, insulten, amenacen… y muchas cosas más que dejo a vuestra imaginación.

Para nosotras el vídeo ( que me encanta)  sólo tiene una palabra que a nuestro entender sobra :  DÉBILES

En el vídeo se hace mucha hincapié en que son los observadores los que tienen que PROTEGER al DÉBIL.

En todos los talleres que da Renovatio, siempre dejamos claro el peligro de las etiquetas. (En otra ocasión hablaremos largo y tendido sobre el tema.)

¿Te gustaría ser etiquetado de débil.?

Por si no lo tienes muy claro , aquí te dejo la definición de la Real Academia de la Lengua.

DÉBIL 

Del lat. debĭlis.

1. adj. De poco vigor o de poca fuerza o resistencia. U. t. c. s.

2. adj. Que por flojedad de ánimo cede fácilmente ante la insistencia o el afecto. U. t. c. s.

3. adj. Escaso o deficiente, en lo físico o en lo moral.

¿Es esta la visión que tenemos de los niños que sufren acoso?

¿ Es esta la visión que les queremos transmitir?

Rotundamente NO.

Te invito a que veas el vídeo de nuevo desde esta nueva visión.

Como ya he dicho antes, me encanta la canción, pero creo que los niños que pasan por estas calamidades:

También necesitan EMPODERARSE a sí mismos,

para ser ellos quienes SIENTAN que solucionan sus propios problemas.,

que SIENTAN el respaldo de sus padres y profesores,

y que SIENTAN el respaldo de sus compañeros.

 

¿Qué sentirán los niños que además de verse vilipendiados se ven etiquetados como débiles ?

El acoso acoso es un tema tremendamente serio.

Te dejo un un dato escalofriante: el suicidio es la primera causa de muerte entre los adolescentes europeos. (noticia El PAIS),

Todos podemos poner nuestro granito de arena

para erradicar todo tipo de violencia,

tanto en los hogares como en las aulas.

Para que el diálogo

sea la forma de resolver los problemas

y no la imposición o la fuerza

 

Un niño respetado en sus intereses en sus gustos y su individualidad, un niño escuchado y feliz, es muy difícil que necesite hacer daño a otros para sentirse mejor.

Recordemos que acosados y acosadores  son niños, y que somos los adultos quienes debemos utilizar muy bien nuestra inteligencia emocional para empatizar y ayudar a ambas partes a tener relaciones respetuosas.

Utilicemos todo lo que sabemos de inteligencia emocional para empoderar a nuestros hijos, a dar y también exigir respeto.

Para construir valientes

 

¿Qué es autoritarismo?

Esa pregunta ronda en la cabeza de muchos padres y educadores, sobre todos al hablar de libertad y normas. Es un concepto abstracto y sobre todo subjetivo.

En una misma situación de la vida en general y con un niño en particular a cada persona que preguntes te dará una visión y una opinión diferente, la realidad es percibida y procesada por cada individuo de forma diferente y en muchos momentos contrapuesta.

Por esta razón la pregunta: ¿En que punto el papel del adulto pasa la barrera del autoritarismo? pues recibir muchas respuestas, tantas como a personas preguntes.

La única persona que puede dar la respuesta y de la que te podrás fiar 100% es tu misma. Tienes que llegar a tus propias conclusiones desde tus planteamientos, esquemas, opiniones y emociones.

Si bien es cierto que para formarte una opinión necesitas recopilar información, leer, escuchar diferentes opiniones y después de procesar todos los datos llegar a tus propias conclusiones.

Así que ahí va mi respuesta, desde mi visión personal y particular de la crianza para ayudarte con el proceso:

El adulto es un igual que un niño, no hay nadie superior ni inferior. Lo que si son diferentes son las capacidades, habilidades, experiencias y procesos mentales.

El adulto no es la autoridad es el responsable. Palabras que calan en el subconsciente de forma muy diferente. Autoridad se graba como sinónimo de poderoso y superior. En cambio la palabra responsable se graba con el significado de que ser una persona con obligaciones, que tiene que cuidar y proteger, que tiene a algo o alguien a su cargo.

El adulto es responsable de la supervivencia y crianza de un niño, debe cubrir sus necesidades vitales, emocionales y de aprendizaje.

El adulto es responsable de proporcionar el escenario y las herramientas necesarias para que el niño llegue a ser un adulto capaz, independiente y feliz.

Debe propiciar un entorno seguro para que el niño se desarrolle y aprenda en optimas condiciones.

Para mí, la definición de autoritarismo es imponer por la fuerza, el chantaje, la manipulación o el miedo, usando una posición de superioridad, algo que el niño no puede hacer o no está preparado para hacer.

Ser autoritario no es utilizar necesariamente la violencia física o verbal, ser autoritario es no tener en cuenta su opinión, gustos, intereses y capacidades.

Ser autoritario es tratar al niño peor que a otro adulto o a nosotros mismos. Ser autoritario es ejercer de jefe y no de lider.

Ser autoritario es no dar la suficiente libertad para explorar, investigar, llegar a sus propias conclusiones para aprender y desarrollarse.

Ser autoritario es no tener la capacidad ni la intención de ponerse en el lugar del otro.

Ser autoritario es pensar que siempre se tiene razón y que nunca se equivocano pedir perdón cuando sabemos que nos hemos equivocado, es no explicar la razón de las cosas y utilizar la frase: porque lo digo yo, porque soy tu madre, porque soy tu padre… y similares.

Ser autoritario es imponer lo que el niño tiene que aprender diciendo el donde, cuando y como.

Ser autoritario es utilizar trucos y recursos que tengamos a nuestro alcance con el fin de manipular para imponer nuestras necesidades o criterio.

Ser autoritario es sólo dar por válido o valioso lo que pensamos o sentimos sin valorar al otro.

PUNTUALIZACIÓN:
Poner límites y normas de forma respetuosa no es ser autoritario, es necesario e imprescindible para que el buen desarrollo y crecimiento de los niños. Es muy fácil traspasar la delgada linea de la permisividad.

 

Aquí puedes ver el vídeo en el que hablamos sobre autoritarismo en el hogar

 

 

Si quieres profundizar en este y otros temas puedes hacerlo con nuestro acompañamiento en nuestro grupo de facebook: Niñ@s organizad@s 

Además puedes ya adquirir en papel el libro; Crianza respetuosa en la práctica que te ayudará a profundizar y reflexionar en la crianza de tus hijos

Cristina Núñez

circulocristina

Mamá si no te cuidas, no me podrás cuidar.

Seguro que más de una vez has sentido que no puedes más. Que sabes que tienes que tener paciencia… que sabes toda la teoría… pero que no puedes dar más de sí.

Lo hemos sentido todas, y lo seguimos sintiendo, tranquila no eres la única.

 

Los niños…, atender sus necesidades, hacer de interprete, sobre todo cuando son pequeñitos porque no saben expresar que es lo que necesitan… todo ello sumado a las tareas infinitas del hogar, más el trabajo quizás…

Es tan larga nuestra lista de tareas, y tan poco el tiempo del que disponemos, que la mayoría de las veces vamos dejando nuestras cosas, nuestro bienestar para el final… y al final nunca queda tiempo.

Así que nuestras pilas se van agotando ... a menos que nosotras mismas las llenemos .

Ya… ¿pero cuándo ? te preguntarás.

 

Por mucho que queramos nosotras no podemos ser adivinas de en qué momento podrás buscar un hueco para ti, para tus gustos, tus intereses, para darte un capricho… y también para practicar algo de ejercicio o prepárate uno de los batidos verdes de Gala .

Solo tú puedes contestar a esa pregunta.

Lo que sí podemos asegurarte es que necesitas recargar energías.

Porque si no lo haces, no podrás encontrar ni las toneladas de paciencia que hacen falta para acompañar a tus hijos, ni la fuerza de voluntad suficiente para vencer de una vez ( por ahora ) a esa cordillera de ropa por planchar, ni tampoco tendrás fuerzas para … jugar al escondite o al pilla pilla mientras te ríes a carcajadas con tus peques.

Queremos que te quedes con este simple ejemplo:

Imagínate que eres un repartidor de paquetería , con mil pedidos por repartir, con el tiempo siempre en su contra, y que … te quedas sin gasolina:

  • Puedes optar por pensar que no pasa nada, que te dará tiempo a repartir unos paquetes más antes de que se consuma la reserva y así poder ponerte al día.
  • O puedes tomarte un tiempo para ir a repostar , aun sabiendo que todo lo demás se retrasará un poco.

Sabes de sobra cual es la mejor de las opciones: parar y repostar.

Esperamos que el símil te sirva de recuerdo cada vez que veas el índice de gasolina de tu coche, y te preguntes ¿como llevas tú tus niveles de energía.? No puedes dar lo que no tienes

Y tus hijos te necesitan llenos de vitalidad.!!

Cuídate , y recuerda que además les estarás enseñando a ellos a cuidarse, ¿ y que madre no quiere que sus hijos se cuiden?

Si te ha gustado por favor comparte.
Gracias !!

 

 

Poner límites es respetar

Cuando hablamos de crianza respetuosa, una duda muy recurrente es si es respetuoso con el/la niño/a poner límites.  Parece que hay confusión respecto a esta cuestión y, realmente es algo que tendría que estar bastante claro desde el principio.

Desde aquí, y para que no quede duda, te decimos que

PONER LÍMITES EN LA CRIANZA ES NECESARIO

Pero ¿qué límites hay que poner?

En  realidad sólo son necesarios unos pocos, pero que sean claros y ajustados a la edad del/la niño/a.

Estos son los límites que yo pongo en mi casa y que tenemos todos los miembros de la familia:

1. Debemos respetarnos los unos a los otros:

Empezando por la manera de hablarnos: sin gritos, sin insultos, con moderación.

2. No se puede hacer daño a nadie ni a nosotros mismos:

En mi casa está totalmente prohibido pegar, herir o maltratar. No se permite a NADIE. Ni pequeños ni mayores.

Tampoco se puede realizar ningún acto que ponga en peligro la vida propia ni la del resto.

3. Hay que respetar el entorno:

A todos nos gusta que las cosas estén en su sitio y todo limpio, así que debemos recoger y realizar nuestras tareas asignadas.

En realidad son simplemente tres, pero que son muy claros y concisos, y todos los miembros de la familia pueden comprenderlos y deben aplicarlos.

Y ¿desde qué edad deben establecerse estos límites?

Desde siempre, a todas las edades, sin esperar a ningún momento.

Obviamente a tu bebé no puedes decirle que cumpla con estos límites, pero sí puedes tratarlo de manera que crezca teniéndolos claros e interiorizándolos como algo necesario.

Con l@s niñ@s pequeñ@s tendrás que verbalizarlo muchas veces, aunque hayan crecido siendo respetados y con estos límites establecidos y claros, pero necesitan aprender y saber hasta dónde pueden llegar con sus actos, así que no queda más que repetir y repetir con mucha paciencia.

Si estos límites quedan claros desde pequeñ@s, al ir haciéndose mayores, tus hij@s los tendrán tan claros que te evitarás muchos problemas de conducta que atormentan a madres y padres de adolescentes, entre otras muchas cosas.

¿Qué límites pones tú?

Mayte F. Lurbe

Guardar

Crianza respetuosa ¿ que significa respetar ?

Está claro que todas la madres/padres a los que preguntas, quieren hacer lo mejor que está en sus manos para criar a sus hijos, quieren darle todo ese cariño que llevan dentro, quieren que sus hijos cuando crezcan recuerden una infancia feliz, quieren que dentro de 10 años sean buenas personas, responsables, amables, organizados…..

Te sugiero que pares de leer y continúes tu misma con los adjetivos que quieres que posean tus hijos dentro de 10, 15 o incluso 20 años.

Bien , ahora que ya sabes hacia donde quieres ir

Renovatio quiere ayudarte a conseguirlo.

 

Se habla mucho de crianza respetuosa, y también de respeto, pero no siempre se define de la misma manera .

Aquí te dejo la definición de la Real Academia de la Lengua, con 4 de sus significados para que tu misma decidas cual es el respeto que quieres en tu hogar.

RESPETO

 

1. m. Veneración, acatamiento que se hace a alguien.

2. m. Miramiento, consideración, deferencia.

3. m. Cosa que se tiene de prevención o repuesto.

4. m. miedo (‖ recelo).

Las dos primeras definiciones son las que cualquier padre quería obtener de sus hijos:  que confiara en nosotras y supiera que todo lo que hacemos es por su bien, y también por el nuestro.

Pero en el momento en que le hacemos daño “por su bien” , es decir sin miramiento, sin consideración a sus necesidades, sin deferencia, perdemos el respeto al que tanto anhelamos y solo nos queda la cuarta definición : miedo

Hazte la siguiente pregunta:

¿Tus hijos o tus alumnos te respetan porque te admiran?

¿eres su ejemplo?

o ¿porque te temen y temen las consecuencias ?

 

 

¿Tus alumnos estudian o hacen los deberes porque quieren aprender, o porque temen quedarse sin recreo y ser recriminados o etiquetados delante de toda la clase?

¿Te acercarías a alguien a quien temes? ¿ confiarías en alguien a quien temes ?

Yo creo que no.

Vuelve por un momento a esa lista de adjetivos que has hecho hace unos minutos, adjetivos que quieres que tu hijo posea cuando crezca,.

¿como crees que ese respeto mal entendido puede hacer florecer personas amables, trabajadoras, con criterio propio, valientes, inteligentes, de buen corazón…?

 

 

A veces los padres pasamos de una crianza respetuosa  cuando son bebes,  a pretender que nuestros hijos sean obedientes y acaten nuestras ordenes a la primera en cuanto crecen un poco. 

En Renovatio opinamos que no puedes construir una persona como la que te has imaginado al principio si no ponemos unos cimientos adecuados.

El primer paso es aprender a respetarnos a nosotros mismos,

nuestras necesidades,

y a la vez respetar las necesidades de nuestros hijos o alumnos.

 

 

Hay padres que por miedo a las reacciones del hijo dejan de respetarse a ellos mismos, y no es eso lo que queremos transmitir.

Respetar la necesidades del niño, no significan que no hayan limites, ni normas.

Muy al contrario deben de haberlos y ser muy claros.

 

De todo esto y muchas cosas más hablamos también en nuestro libro
Crianza Respetuosa en la práctica , con ejercicios sencillos para aplicar en tu día a día.
Puedes comprarlo por menos de 3 €  en formato ebook

 

 

¿Qué significa acompañar a un niño en su aprendizaje y desarrollo?

Cuando hablamos de crianza utilizamos mucho la palabra acompañar al niño en su desarrollo, en sus aprendizajes en sus experiencias. Pero muchas veces no se concreta lo que significa la palabra acompañar, en cada situación puede significar cosas diferentes. Voy a explicaros que significa para mi la palabra acompañar, para ayudaros a clarificar y definir lo que es.

Acompañar es dar la seguridad necesaria a tu hijo, para experimentar cosas nuevas, para emprender nuevos retos, para que sienta la tranquilidad que nada malo le va a suceder.

Sentir seguridad para estar seguro de uno mismo.


Acompañar es dejar espacio para explorar, experimentar y decidir. 

Para que tome sus propias decisiones e indague es sus propias motivaciones.

Para que aprenda y descubra a su manera y a su ritmo el mundo que le rodea.

Para que tenga criterio propio y no sea un persona manipulable.

Para darle la oportunidad de aprender por él mismo.


Acompañar es confiar en sus posibilidades y capacidades.

Para que llegue a conocer sus capacidades, lo que quiere hacer, lo que le gusta hacer y lo que le hace feliz.

Para que se sienta capaz de lograr todo aquello que se proponga, sin juzgarle cuando se equivoque.


Acompañar es guiar sin dirigir.

Sin decir constantemente que, como y cuando tiene que hacer las cosas.

Dejando que tome la iniciativa, ayudando a que aprenda pero no haciéndolo por él. Permitiendo que se equivoque y vuelva a intentarlo.


Acompañar es interrumpir y corregir lo menos posible

Necesita espacio y tiempo para aprender, cada aprendizaje tiene un proceso y un tiempo.

Si le corregimos constantemente no será capaz de darse cuenta por él mismo y no sabrá hacerlo cuando no tenga alguien al lado para hacerlo por él. Crecerá siendo inseguro en su capacidad de hacer.


Acompañar es ser punto de referencia en la distancia

Que sepa que si hay una situación que no pueda resolver por el mismo, tú estarás ahí para echarle una mano.

Según vaya creciendo la distancia deberá ser mayor pero siempre debe saber que estarás ahí para cuando te necesite, de forma incondicional.


Acompañar es confiar en otros para que acompañen

El entorno social, familia, escuela, amigos… también son importantes en su desarrollo y aprendizaje.

Tenemos que confiar que no sólo nosotros podemos enseñarle cosas, debe aprender de todo su entorno social.


Acompañar es implicarse en sus juegos, actividades y aficiones

Respetando sus gustos y sus decisiones aunque sepamos que se puede o se va a equivocar.

Nosotros por experiencia sabemos más cosas, debemos dar la oportunidad de que lo aprenda por si mismo.


Acompañar es jugar con él y jugar con sus reglas

Pasar tiempo con tu hijo no es pasar tiempo junto a tu hijo, cada uno en una actividad diferente.

Recuerda la niña que fuiste y déjala que te ayude a estrechar la relación con tu hijo.

Si jugáis juntos debes amoldarte a sus reglas. Es su juego.


Acompañar es andar el camino que él elija, junto a él, respetando sus decisiones.

No podemos pretender que viva la vida que nosotros queremos, o hacer lo que nosotros no pudimos realizar.

Tu hijo es una persona diferente a ti, con gustos, intereses y sueños diferentes.

Ayúdale a que encuentre su camino, no le obligues a andar por el tuyo


Acompañar es no forzar aprendizajes, juzgar e infravalorar

No hay que obligarlo o castigarle por no hacer lo que se supone que tiene que hacer si no está preparado para ello.

No podemos etiquetarlo como inútil o tonto. Ni infravalorar sus pequeños logros o sus intentos por superarse aunque no se acerque al resultado adecuado. Todos necesitamos intentar varias veces hacer algo nuevo para controlar y lograr buenos resultados.


Acompañar es poner límites

Dar libertad y oportunidad de explorar y aprender no significa que pueda hacer lo que quiera cuando quiera.

Tiene que aprender a respetar a los demás, al entorno y a él mismo.

Es importante tener claros los límites para ti y para él


Espero haberte clarificado un poco lo que significa la palabra acompañar en algo tan complicado como la crianza de un hijo.

Cristina Núñez

circulocristina