Ayúdales a crear su hoja de ruta

 

¿Has pensado alguna vez que ” el día a día te come“?.

Os levantáis por la mañana y empieza el frenesí, hay mil y una cosa por hacer, y por supuesto tus hijos van detrás, al mismo ritmo que tú… siempre con prisas hacia no se sabe donde.

Nuestros peques poco a poco se van metiendo también en esa vorágine de avanzar hacia delante, sea cual sea el destino del tren, y demasiadas veces cuando les dejas libertad para no hacer nada, te acribillan diciéndote que están aburridos. (ojo que aburrirse es bueno porque fomenta la creatividad).

No se han parado a pensar en cual es su “hoja de ruta”.
Y la mayoría de las veces los adultos tampoco.

Con los más chiquitines no hay hoja de ruta que valga, su mundo es el hoy, mejor dicho el minuto que están viviendo, y con ese minuto, con descubrir y saber lo que están sintiendo y descubrir todo su entorno ya tienen más que suficiente.

 

Pero conforme van creciendo ese minuto se va haciendo más grande, ya existen obligaciones (casi siempre escolares), aficiones a las que les encanta asistir, tiempo de juego, pelis que quieren ver… y muchas veces en sus cabecitas existe de todo menos orden.

Se difuminan sus sentimientos, lo que les apetece hacer en cada momento, con sus obligaciones, entremezclado con las distracciones del entorno y empiezan a parecerse cada vez más a algunos adultos que van como ” gallina sin cabeza”, dando palos de ciego pero siempre avanzando.

Para evitar ese descontrol del que estoy segura que conoces perfectamente hay un truco muy muy sencillo, pero a la vez muy complicado, que cuanto antes comencemos a trabajar con nuestros hijos, mas fácil nos resultará a todos:

Establecer una hoja de ruta.

2

Para hacerla deberéis primero establecer cual es el objetivo, puede ser cualquier cosa, sacar dos horas diarias para jugar al futbol, aprender baile moderno viendo videos de YouTube, o hacer manualidades todas la tardes, …., el objetivo es aquello a tu hijo le apetece, le ilusiona y mejor aun que le apasiona.

Una vez establecido el objetivo, revisar juntos el tiempo de que dispone, vuestras obligaciones y establecer una hoja de ruta para conseguir vuestro objetivo.

Gestionar bien el tiempo

no se aprende en un solo día,

se necesita práctica.

Ahora planificarán cosas pequeñas,

pero en el futuro sus objetivos irán creciendo

y tú ya les habrás dado

herramientas para conseguirlos.

 

¿nos cuentas como les ayudas tu a gestionar su tiempo?

 

Pilar

 

firma

Deja un comentario