4 claves para tener una vuelta al cole sin estrés

Hoy es día 1 de septiembre, el verano está acabando y ya tenemos la mente puesta en la rutina del curso escolar, los materiales, tener todo dispuesto para el primer día de colegio…

Es un momento muy duro para todos (niños y adultos). Después de más de dos meses de vacaciones donde los horarios, actividades y rutinas son completamente diferentes que durante el curso escolar, supone un gran esfuerzo volver a coger el ritmo.

No pregunto sí te pasa porque a todos en mayor o menor medida nos ocurre. Y desde Renovatio queremos ayudarte a hacer esta transición de la mejor forma posible.

Es uno de los momentos claves en la vida de tu hij@. Adaptarse a nuevas rutinas es difícil y costoso. Más aún cuanto menos recursos dispongas. Los niños están aprendiendo, adaptándose, respondiendo a nuevas situaciones y cambios cada día y diría que a cada minuto.

Sí la crianza significa acompañar en el desarrollo y el aprendizaje de tu hijo, en esta situación acompañar se vuelve indispensable para superar esta nueva situación.

Para ayudaros en esta transición queremos daros 4 claves, 4 pautas que tendrás que tener en cuenta sí deseas no comenzar el curso con nervios, conflictos y problemas añadidos a la propia situación.

1. Periodo de adaptación

Es necesario para ir aclimatándonos a nuevos horarios y rutinas hacer los cambios de poco en poco, de forma casi natural. Por ejemplo la hora de levantarse: sí durante el verano tu hij@ se ha despertado sin prisa, sin horarios será una fuente de conflictos madrugar de un día para otro. En esta situación lo mejor es ir adelantando la hora de irse a dormir y ajustando la hora de despertar para que el primer día de escuela sea un despertar tranquilo y que la falta de sueño no agrave más la propia situación de ir al cole que ya suficiente estrés y conflictos crea por si misma.

2. Introduce rutinas poco a poco

Dentro de el periodo de adaptación hay que tener muy en cuenta que las rutinas cambian y que es necesario un tiempo para aclimatarse a ellas. Cuanto antes empieces a introducir la rutina que quieres llevar durante el curso escolar mejor.

Necesitarás un tiempo para instaurar la rutina completa ya que los cambios es mejor hacerlos de poco en poco, casi de uno en uno. Será más fácil para ti y para tu hij@.

3. Ayúdale a organizarse

Los niños por muy grandes y mayores que nos parezcan necesitan tu ayuda y experiencia. Los adultos también la necesitamos, necesitamos apoyo, comprensión y una mano cuando tenemos que afrontar nuevos retos. Tu hij@ te necesita en esos momentos. Busca la forma de ayudarle de la mejor manera posible.

4. Explica las razones

Normalmente una fuente importante de conflictos es cuando nos imponen hacer algo que no entendemos para que sirve, no vemos la utilidad, no va con nosotros.

Y eso es lo que les pasa a los niños muchas veces. No entienden el mundo de los adultos. No entienden por que hay que madrugar, dejar de jugar para vestirse, o desayunar rápido para llegar puntuales a la escuela.

Es necesario que cada petición, cada cosa que tiene que hacer, entienda el por que, que consecuencias tiene no hacerlo. Habrá situaciones que ellos mismos podrás ver que ocurre pero hay otras que no es posible y tienen que entender que  siempre hay una razón.

Tómate tu tiempo para explicarle, habla con él. Sí entiende que no es por imposición tuya, confiará en ti  y además de obtener su colaboración ayudarás a que tu relación con tu hij@ sea más estrecha ahora y en el futuro.

 

 

Cristina Núñez

circulocristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *