3 cosas que necesita tu hijo para ser organizado

¿Recuerdas como te sentías y que hacías cuando eras niña? ¿te daban muchos abrazos? ¿te castigaban?¿o no? Es difícil ¿verdad? Los recuerdos de la infancia suelen ser pocos y además tendemos a idealizar los mismos.

Es necesario hacer un ejercicio de introspección para recordar que nos gustaba, como el trato de nuestros padres, que sentíamos, como aprendimos… para ponernos en el lugar de los niños.

Es un ejercicio complicado, nuestra niña interior está ahí, dentro de nosotras pero muchas veces oculta en lo más profundo y tan olvidada que es imposible invocarla.

Es difícil pero es necesario si queremos entender y ayudar a nuestros hijos. Nos cuesta desde nuestra posición de adulto entender y reconocer como se sienten y que necesitan nuestros hijos y hay que buscar recursos que nos ayuden.

No te agobies si no puedes recordarte a ti misma de niña, voy a darte tres pistas de lo que necesitaste para aprender, exactamente lo mismo que tus hijos necesitan ahora.

1. NECESITA EJEMPLO

Tus hijos te observan, te copian, te imitan, a ti y a los adultos que tienen en su entorno.

Lo hacen para aprender, para experimentar, dan por válido lo que tu das por bueno y al revés.  Ellos no tienen suficiente información, ni experiencias, ni desarrollo para poder llegar a sus propias conclusiones.

Aunque no lo percibas te observan, aunque no te des cuenta te copian, aunque parezcan distraídos te oyen, aunque estén a sus cosas te imitan.

Incluso un bebe nace con un reflejo para copiar las expresiones faciales, siendo este reflejo la base para uno de sus sistemas de aprendizaje: LA IMITACIÓN.

2. NECESITA SENTIRSE CAPAZ

 Aunque tengamos la capacidad y sepamos hacer una tarea o actividad en concreto, no significa que nos sintamos preparados, que nos sintamos capacitados para afrontarla.

Es necesario que tus hij@s sientan que pueden hacerlo, deben sentirse validos y capaces y para ello es indispensable que tú confíes en que lo lograrán y así se lo trasmitas.

Cuando emprendemos una nueva actividad o reto cometemos errores, todos: niños y adultos. El resultado al principio no suele ser perfecto pero lo será con la perseverancia y la experiencia.

3. NECESITA DIVERTIRSE

Tus hij@s se mueven por impulsos, para experimentar y descubrir el mundo que les rodea y sobre todo tienen una gran capacidad para divertirse con lo que hacen.

El juego va irremediablemente a la diversión. Para que tu hij@ se divierta debe existir un ambiente de seguridad y tranquilidad, debe plantearse como un juego y parecer un juego aunque tu sepas que detrás hay mucho más.

De este modo tu hijo aprenderá más y mejor. Sería interesante que te pararas a pensar un poco  para poder presentar los nuevos cambios o tareas como algo divertido, como un pequeño reto, a los niñ@s les encantan los retos. Donde el único fin parezca que es pasar un rato distendido.

¿Quieres aprender a introducir cambios en las rutinas de tus hij@s? ¿Necesitas que el estrés de tu casa salga por la ventana? ¿Necesitas que tus hijos te hagan caso? Si la respuesta a estas preguntas es si, te interesa nuestro curso Niñ@s Organizad@s. Echa un vistazo a todo lo que vas a conseguir si te vienes.

Cristina Núñez

circulocristina

Deja un comentario